Opinión

  • | 2013/12/02 17:00

    Innovación en empresas familiares, visión desde Israel

    Las empresas son unidades productivas insertadas en la economía de nuestros países pero el gran problema es que no están diseñadas en su gran mayoría para ser innovadoras. Opinión de Raúl Serebrenik.*

COMPARTIR

Esto es un fenómeno mundial; la verdad es que los empresarios están en la lucha del día a día, excluyendo algunos sectores de la economía, donde por sus características si no son innovadoras pronto quedan obsoletas, (los dos sectores de la economía con mayores índices de innovación y emprendimiento son el tecnológico y el farmacéutico). Las empresas realmente innovadoras, son aquellas la que logran perdurar en el tiempo.

GEM (Global Entrepreneurship Monitor)la institución internacional que monitorea el emprendimiento a nivel global , concluye en unos de sus estudios que el 63% de los proyectos de nuevas empresas son financiados con recursos familiares, mientras que el 85% de las empresas ya establecidas con anterioridad comenzaron con algún nivel de respaldo familiar, esto nos da un pequeño indicativo de la realidad y la importancia de las empresas familiares en nuestras economías y el papel que estas juegan en el entorno económico mundial.

Del mismo estudio se desprenden los datos en la cual, se muestra el total de las inversiones no formales que hacen las familias a la hora de emprender, organizado por país. ¿Será que hay algo que los gobiernos, que quieren desarrollar una cultura innovadora y emprendedora, han dejado pasar por alto en este campo?

La innovación tiene un componente cultural muy importante, esto se puede aprender, desarrollar o por lo menos potenciar, con el fin de generar un entorno propicio. Hoy las nuevas generaciones, por primera vez, son formadas en un entorno de internet (la generación Net), donde esta nueva generación ha sido moldeada por la internet y viceversa, proceso de constante retroalimentación que ocurre como un fenómeno de la globalización.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el conocimiento de calidad tiene un alto impacto en los diferentes procesos de innovación y emprendimiento, en especial, la educación de calidad, como uno de los recursos estratégicos fundamentales con los cuales las empresas y los países compiten para poder estar a la vanguardia en procesos innovadores.

Por otro lado la generación de empleo sostenible depende de la innovación disruptiva, donde se crean nuevos productos o servicios que cambian radicalmente el comportamiento y el consumo humano; otros tipos de innovación como es el de la escalada (mejorar procesos y productos ) u otras como la estratégica (contrario a lo que se piensa) , no necesariamente genera nuevos empleos, por el contrario, en algunos casos, puede llegar a generar despidos o destrucción de puestos de trabajo sobretodo de la competencia o inclusive dentro de la misma empresa, pero lo que sí genera todo el proceso de innovación es hacer productos o prestar servicios de manera más barata y eficiente.

Para que nuestros países sean innovadores y esto tenga impactos positivos y profundos en la sociedad, se deben establecer estrategias con una visión y políticas compartidas por los diferentes actores de la sociedad (cómo pueden ser la academia, los gremios, el gobierno, el sector financiero, los organismos multilaterales, entre otros), si se quiere salir del sub desarrollo , hay que entender que estos son procesos que requieren políticas y voluntades de mediano y largo plazo, más no del capricho de los gobernantes de turno con visión de corto plazo.

En las últimas décadas, China viene imponiendo una estrategia-país, donde hoy por hoy puede ser una de las regiones con el mayor número de emprendimientos de carácter familiar del mundo, pero no es solo China, Europa hizo lo propio en la década de los 50, después de sufrir una de las guerras más severas de toda la historia ya que les tocó implementar estrategias similares para salir de la crisis. Singapur, Corea del Sur, Finlandia e Israel sólo por mencionar algunos ejemplos.

Tuve la oportunidad de participar como conferencista en un interesante evento en este tema en el campo de las empresas familiares. Compartimos con un equipo de conferencistas extranjeros, la mayoría de ellos Israelíes, que nos comentaron por qué a Israel se le denomina como un país START UP, “País de emprendedores”, aportando con sus conocimientos a los participantes un gran cúmulo de aprendizajes y sobretodo de nuevos cuestionamientos, algunos como: Qué tan innovadores somos en nuestras empresas familiares, qué tanto se incentiva la creatividad y la innovación en nuestras propias empresas, sólo por mencionar algunos.

De este evento se puede concluir que la creatividad es el oxígeno de la innovación, además de un hábito que debemos incentivar (ojalá se incluya en los programas de formación de las siguientes generaciones); como tal se puede aprender y desarrollar, en otras palabras es un estado mental del cual todos pueden participar.

*rauls@fcwpc.com
Asesor de Legados y patrimonios familiares
Autor del Libro: Dinastías Familiares, Legado y Riqueza
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?