Opinión

  • | 2015/05/27 05:00

    ¿Qué tan informados deben estar los accionistas?

    Los directivos colombianos suelen limitar la información a sus accionistas, por considerar que si conocen a fondo la estrategia, pueden entorpecer su desarrollo. Este mito está presente tanto en empresas familiares como no familiares. Conozca en qué casos si puede resultar cierto y en cuáles no.

COMPARTIR

Además de dar a conocer los 10 mitos que con mayor frecuencia tienen los empresarios sobre  prácticas de Gobierno Corporativo, este especial busca que los empresarios diferencien las prácticas  de buen gobierno que aportan a la eficacia de la empresa,  de aquellas que pueden no  generar rentabilidad, pero que  contribuyen a que exista un buen ánimo societario, lo cual es vital para cualquier compañía.

El quinto mito del Gobierno Corporativo es el de considerar que entre menos información se le proporcione al accionista, mejor para el directivo. Se presenta porque gerentes y miembros de Junta parten del supuesto que puede ser peligroso para la compañía revelar información confidencial o porque pueden entorpecer la labor de la gerencia, sin tener en cuenta que estas personas invirtieron su capital en esa empresa y tienen el derecho de saber cómo va y cuál es su estrategia hacia el futuro.

Ahora bien, el tipo de información que debe brindársele al accionista depende del tipo de empresa que se es, familiar o no familiar y de su tamaño. Por ejemplo, si un accionista de Ecopetrol tiene el  00,1 % de las acciones, no sería muy lógico que en una Asamblea de Accionistas, las directivas dieran a conocer  toda la estrategia de la empresa.  Sin  embargo, si esa misma persona también es accionista de una empresa familiar con una participación muy importante y no se le proporciona información relevante, puede sentir vulnerados sus derechos y convertirse en un verdadero dolor de cabeza para la organización.

Ahora bien, la experiencia como miembro de Junta, asesor de empresas e investigador me ha demostrado que las asambleas de accionistas en este país tienen una tendencia a la discusión y al enfrentamiento, al contrario de lo que debería ser. En la empresa no familiar donde la decisión fue atraer inversionistas para hacer crecer la organización, éstos deben estar atendidos como manda la ley, con mayores mecanismos de comunicación, independientemente que esta actividad genere un gasto, que muy posiblemente esté relacionado de manera negativa con el ROE, simplemente porque el accionista se va a sentir bien tratado y porque si no se procede de esta manera, el accionista va a vender sus acciones. Por el contrario, en la empresa familiar, si un accionista no está contento con la información suministrada, puede significar o estar relacionado con la ruptura de una familia empresaria.

Con base en el estudio sobre el desempeño de las empresas familiares y no familiares en el registro nacional de valores y sus prácticas de Gobierno Corporativo, realizado por Inalde Bussines School, encontramos que en las preguntas del código país Colombia No 1 y 27, que hacen referencia a la información y a la atención al accionista por parte de la administración y de la junta directiva, se evidencia que en la empresa familiar hay una clara correlación positiva entre esta información  que se denomina accesibilidad al accionista y la rentabilidad sobre activos,  al igual que la utilidad operacional, ambas con alta correlación y significancia estadística.

Este hallazgo es realmente importante porque demuestra que en la empresa familiar al ser pocos accionistas,  tener acceso amplio a  la información genera un ambiente propicio para la gestión de la empresa a costos muy bajos, lo que permite una implementación eficiente de la estrategia al no tener secretos internos y/o divisiones entre directivos y familiares.

Los resultados ratifican también la diferencia de este tipo de organizaciones con las empresas no familiares, donde  el resultado es opuesto. Se encontró una correlación negativa de esta variable con el ROE, lo que puede indicar que en la empresa no familiar el hecho de tener una disposición muy  amplia de la información genera tensión en la dirección al tener que manejar un grupo de innumerables accionistas que obliga a contar con una infraestructura que demanda altos gastos.

Adicionalmente se encontró que este acceso a la información en ambos tipos de empresas tienen una correlación negativa con el endeudamiento, suponemos que las razones que explican dicha correlación es que a mayor información  del accionista, mayor es la atención que le prestan a las variables claves como el endeudamiento, tema que termina siendo discutido en asambleas, buscando que la administración con la junta directiva, mitiguen el riesgo de dicho endeudamiento.

Por tanto, La recomendación para todos los empresarios es que a la hora de tomar una decisión frente a la información que debe suministrarse al accionista, no sólo se tenga en cuanta qué tanto afecta la rentabilidad, se deben tener en cuenta criterios más allá de lo económico, como el hecho de mantener un buen ánimo societario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?