Opinión

  • | 2014/01/31 10:00

    Lo que Google compró, esculcó, desarmó y vendió

    De las 143 adquisiciones que ha hecho Google desde 2001, la de Motorola ha sido la más costosa: US$12.500 millones hace apenas dos años para venderla hoy en una mísera cuarta parte de ese valor a Lenovo. Opinión de Leonardo Gómez J.

COMPARTIR

Google de por sí ya es un misterio. Pero además de esculcar, coger lo que le sirve y regalar el resto, ¿qué se esconde detrás de esta jugada?

La primera respuesta de entrada, levantando los hombros es: “¡¿Humm?! Ni idea…” Consulté el tema con un par de empresarios de multinacionales de tecnología en Colombia y esta jugada de Google despierta más inquietudes que se suman al misterio que de por sí ya encierra Google, a su éxito y su modo de hacer negocios.

A simple vista, comprar una empresa en 12.500 millones de dólares (agosto de 2011) para venderla en 2 años y 5 meses después en 2.900 millones, es como para patear al presidente por detrimento al patrimonio.

Pero hay algo más de fondo. ¿Qué no le gustó a Google? ¿Era la estrategia clara desde el principio, tomar lo necesario y desechar el resto en poco tiempo, a sabiendas de la pérdida que eso implicaba?

 En otras industrias como la automotriz, es usual la práctica de comprar una compañía, cambiarle algo por dentro y luego venderla, con el riesgo que implica no vender tan rápido algo recién comprado por las suspicacias que la movida puede generar.

Antes de seguir hay que dejar algo claro: el modelo de negocio de Google es la venta de publicidad. Es la más grande agencia de publicidad del mundo, con un valor agregado: la oferta de servicios gratuitos, desde el Gmail hasta Youtube, pasando por los mapas y la tienda de aplicaciones de Android, abierta cualquier desarrollador.

Entre más usuarios de sus servicios haya, más pantallas para exhibir sus anuncios.
No es gratuito el hecho de tener que sincronizar todo el entorno de algo tan personal como el celular, con una única cuenta de Gmail que le permite a Google conocer desde mi edad, sexo y ubicación, hasta las páginas de internet que visito, las personas con las que hablo, las apps que uso y los videos que veo.

En realidad su negocio no está en el software ni en el hardware, por eso todo lo regalan. Su negocio está en conocer mis datos para vender publicidad segmentada. Todo lo opuesto a Microsoft que se basa justamente en vender software y hardware. 

Así las cosas, el encaje de Motorola Mobility con la estrategia de Google, era más la necesidad de esta última de hacerse fuerte en patentes, terreno en el que se sentía débil frente a sus rivales Microsoft y Apple.

Google se queda con el cerebro de Motorola (las patentes) y de deja el cascarón (la fábrica de equipos) a Lenovo. ¿Cuál es la patente de Motorola que vale los 10.000 millones de dólares de diferencia entre la compra y la venta?


EL MEME COMO RESPUESTA

La otra gran pregunta: ¿Por qué Lenovo adquiere Motorola y no Blackberry? Al final, 2.900 millones suena a una gran ganga y parece que los canadienses no ven con buenos ojos la venta a una firma china. Hoy en día, cualquiera puede fabricar un celular.

Lo que puede hacer valioso a Motorola, más que su capacidad de producción, son sus canales de distribución ya establecidos y sus seguidores. Solo por percepción, Motorola es todavía una marca más querida que Blackberry.

Un claro medidor básico, sin ninguna pretensión estadística, son los memes. Sí, los memes. Puede sonar ridículo pero al final, el impacto de internet se basa precisamente en ese poder que tenemos los usuarios de compartir y hacer viral un contenido.



Los memes de Motorola la reconocen como una líder otrora, símbolo de innovación y estatus, mientras que los chistes de Blackberry son más crueles. Van desde la burla a quienes usan “todavía” esta marca, que dejó de ser aspiracional hace tiempo, hasta lo rezagada que se ve frente a la indiscutible ventaja de los sistemas IOS7 y Android.




Lenovo, posicionado hoy como el mayor fabricante mundial de computadores, se hace así a una puerta de entrada para crecer también en el negocio de los celulares y de las tabletas y competir con el profesor de la venta masiva de celulares: Samsung y con el admirado Apple.

Incluso Microsoft podría verse beneficiado pues mientras Motorola hiciera parte de Google, era inviable pensar en un teléfono de esta marca con sistema Windows Phone. Ahora en cambio, gracias a los acuerdos comerciales que tiene con Lenovo, podríamos ver pronto un celular tipo MotoWindows.

Y a propósito, pensar en la reciente adquisición de Nokia por parte de Microsoft, no puede compararse con el caso Google – Motorola.

De un lado, Nokia encaja mejor dentro de una compañía que tiene ya una unidad de negocio de equipos y de otro, el riesgo de que otro comprar Nokia, no lo podía correr Microsoft pues se quedaría sin dónde poner su sistema Windows Phone.


SIN QUERER QUERIENDO

El tema de las patentes, es mágico por sí mismo, porque encierra un concepto que combina la creatividad extrema con la innovación más absurda, sumada a un asunto tan formal como lo legal y los derechos por uso de esa maravilla de invento.

Muchos han matado no tanto por dinero como por el reconocimiento y el crédito de sus creaciones. Sin ir tan lejos, allí no más en el Foro 5 de Televisa San Ángel: la triste rivalidad entre Chespirito y la Chilindrina ha sido, ¡malaya vida!, por los derechos de autor de ese pecoso, visco y chillón personaje.

Samsung, principal aliado de Google y abanderado de Android ha firmado con la enorme agencia publicitaria, acuerdos de uso de patentes. Al año, millones de dólares debe girarle Google a Microsoft por uso de patentes de internet.

En el top 5 de empresas tecnológicas con mayor número de patentes, se encuentra IBM con casi 19.000, Samsung con cerca de 14.000, Canon con unas 10.500 y luego Microsoft e Intel con unas 9.000 cada una.

Una empresa con patentes puede respaldar y defender su estructura, ya no solo por su negocio base, que en el caso de internet es cada vez más incierto, sino por los inventos tecnológicos que le dan vida a su vez a otros productos, asegurando así, una base fuerte y alterna de ingresos. Al menos mientras dure ese período de protección y exclusividad.

Un caso cercano es Kodak: maestra de maestra en patentes de fotografía digital pero no fue ella la protagonista del negocio de cara al público por tratar de prolongar la vida de su negocio tradicional de cámaras de rollo. Otros explotaron el negocio pero gracias y a partir de sus patentes.

Favor informar entonces si alguien sabe algo de la millonaria y misteriosa patente de 10.000 millones de dólares.

Leonardo Gómez Jiménez
MBA en empresa informativa, periodista y profesor de Comunicación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?