Opinión

  • | 2016/05/13 00:01

    Gestión Humana como líder de la transformación digital en la empresa

    Por primera vez en el ecosistema empresarial convergen novedosas tecnologías, que más allá de potenciar la eficiencia y eficacia de los procesos productivos y mejorar la competitividad y rentabilidad, tienen un impacto fundamental en la gestión de personas.

COMPARTIR

La tendencia de las tecnologías sociales, el Big Data, el acceso a datos por aplicativos, diversas gamas de dispositivos móviles, el internet y seguramente próximamente la inteligencia artificial… tienen y tendrán un enorme potencial de transformación en las diferentes áreas que hacen parte de la Gestión Humana dentro de la organización. 

Todas las posibilidades que brinda esta evolución tecnológica, sin precedente alguno, se pueden aprovechar de distintas formas, entre ellas elevando el nivel de los perfiles estratégicos en áreas que gestionan personas y a su vez fortaleciendo su afinidad con las áreas de negocios.

Para ello, se sugiere desarrollar iniciativas muy concretas, con un perfil estratégico claro y con gran potencial de desarrollo:

  • Desarrollo de comunidades de práctica, redes de talento, ecosistemas de innovación y grupos de discusión, utilizando dispositivos móviles, redes sociales tanto internas como externas y acceso de datos y aplicativos en la nube.
  • Análisis de aspectos relevantes al clima laboral, utilizando de forma responsable los datos de conversaciones e interacciones de los colaboradores en medios sociales, analizar las emociones, la motivación y el compromiso de los trabajadores, claro está, hasta donde sea permitido.
  • Posicionamiento de la empresa como una excelente marca empleadora para captar a los mejores candidatos, (tanto activos como pasivos) utilizando intensivamente aplicativos en la red, blogs corporativos, videos, MOOCs (Massive Open Online Courses).
  • Gestión de empleados knowmad como profesionales del conocimiento nómadas, interesados en la generación de valor, colaboración, innovación abierta en la red, espíritu wiki, con motivaciones y expectativas diferentes.
  • Reducir los costos de los equipos tecnológicos, de espacios y de oficinas, promoviendo un modelo BYOD (Bring Your Own Device), donde cada empleado pueda tener la oportunidad de utilizar sus dispositivos digitales personales en todo momento, desde la oficina, en su casa o en cualquier otro lugar donde se encuentre, que facilite el acceso a la información, datos y aplicativos, potenciando así la acumulación de conocimientos, inversión en aparatos tecnológicos y liberando espacio físico en la compañía.
  • Aprovechamiento de todas las fuentes tecnológicas y de conocimiento emergentes, para desarrollar mediante equipos multidisciplinarios de alto desempeño, en ambientes conformados bajo criterios de diversidad e inclusión, con los mejores talentos del mercado, independientemente de quiénes sean y donde se encuentren.
  • Configuración de entornos personales de aprendizaje (EPAs), desarrollando ambientes colaborativos de trabajo y creando culturas de aprendizaje, orientadas a la gestión del conocimiento como genuino generador de competitividad empresarial.

Cuando hablamos de gestionar las iniciativas de transformación digital, usualmente le prestamos gran atención a los detalles de la arquitectura tecnológica e identificamos los imperativos estratégicos que afectan a la competitividad y la futura rentabilidad de la empresa. Sin embargo, alrededor de la tecnología están los datos, las tecnologías sociales, los entornos de conocimiento y aprendizaje y la gestión de comunidades, entre otros aspectos, que por ningún motivo el área de Gestión Humana puede evadir, pues tiene la responsabilidad sacar el mayor beneficio a esta tendencia que ha llegado para quedarse.

Y se le debe prestar la atención debida, porque si no se cuenta con disponibilidad de talento que tenga las “competencias digitales” suficientes o no se tienen líderes comprometidos, todo proyecto de transformación digital correrá el riesgo de fracasar y arrastrar en su caída a aquellas empresas que no son proactivas, que cuentan con irrelevante presencia, excesiva rigidez y debilidad competitiva; poniendo en riesgo su continuidad.

La implantación de tecnologías sociales en la organización, facilitará el acceso a múltiples oportunidades de crecimiento, de donde surgirán nuevas posibilidades para aprender, hacer negocios, incrementar la eficiencia operativa, comunicarse con otros, desarrollar nuevos mercados, innovar en el portafolio de productos y servicios y capturar mucho más valor del mercado.

Una Gestión Humana con este enfoque, será un agente relevante del cambio organizacional, que tendrá mucho que hacer y mucho por influir para potenciar de forma exitosa la estrategia de negocio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?