Opinión

  • | 2014/08/12 12:00

    Adiós a la técnica

    Entre los que seguimos las políticas públicas hemos tenido siempre como referente tres instituciones serias que marcan el destino o la organización y la planeación de la economía colombiana: Banco de la República, Dane y DNP. Opinión de Fabian Garcia G.*

COMPARTIR

Estos organismos por su relevancia y fuente de decisión han tenido la obligación de estar emparentados con la técnica y el profesionalismo implícito. Técnica que gracias la enorme deuda política del gobierno actual está comenzando a romperse y de esto a cambiar los fundamentos de las instituciones.

Para el caso del Banco de la República, la técnica no se encuentra amenazada pues desde comienzos de los 90´s se aseguró su independencia y para su fortuna y la de sus directores, ha logrado manejar una autonomía que bien ha librado a la economía colombiana de descalabros financieros de los que ya aprendimos en su momento. Por otra parte, el Dane que aunque a veces cuestionado por su dependencia del presupuesto nacional, maneja criterios técnicos, definiciones metodológicas y de planeación donde aún se ve la poca injerencia del gobierno pese a que haga parte de su grupo de “ministerios”. Y finalmente el DNP el que veo que ha cambiado radicalmente su personalidad y se encuentra alejándose de los principios técnicos de la investigación y la evaluación y si acercándose más hacia objetivos coyunturales de periodos cortos y de planes de momento.

Desde el periodo de la creación de esta entidad hemos visto cómo la academia ha dominado con entereza y seriedad las decisiones relacionadas con la planeación de los proyectos, ser la base técnica del Conpes y hoy la fuente de información más importante en materia social y de infraestructura para la planeación municipal. De esta entidad dependen más de 1.000 alcaldes y secretarios de planeación para desarrollar sus presupuestos y sus programas de gobiernos basados en estudios e información que administra esta entidad.

Por ello, sus directores y sus equipos asesores hasta hace un par de años no bajaban del perfil de altos académicos, investigadores que han generado grandes aportes no solo a las ciencias económicas sino al entendimiento del comportamiento de la economía regional, asignaciones de recursos y políticas de alto impacto en diversos segmentos de población.

Hoy vemos cómo este eje fundamental ya no está presente, la investigación ya no es el criterio de mayor peso en este cargo sino su capacidad de servir de interlocutor con las regiones y los municipios como decía la hoy directora Tatiana Orozco. Vemos cómo los documentos de política pública ya no serán fuertemente validados de acuerdo a criterios de investigación de alto respaldo pues según este nuevo norte ya son un segundo plano. Espero que las subdirecciones no dejen perder el alto nivel que caracterizó a esta entidad durante muchos años y que defiendan la técnica y los principios científicos de investigación, para que los ejes rectores de las políticas públicas sean siempre los mismos desde donde y cuando se miren.


* Vicepresidente Corporativo Raddar Consumer Knowledge Group
Fabian.garcia@raddar.net
@fabianraddar
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?