Opinión

  • | 2016/10/07 00:01

    Eventos deportivos: los nuevos paradigmas en las transmisiones

    El consumo de eventos en vivo ha potenciado avances en el desarrollo tecnológico de las telecomunicaciones, logrando que los usuarios puedan verlos desde dispositivos móviles.

COMPARTIR

Es así como las tablets y los smartphones de alto rendimiento, se han convertido en la clave para disfrutar eventos deportivos, uno de los fenómenos que genera más demanda en el contenido digital.

Cada día es más frecuente la tendencia de uso de los dispositivos móviles para la visualización de diversos contenidos, destacándose los eventos deportivos en primer lugar. El mejor y más reciente caso de ejemplo es el de los recientes Juegos Olímpicos 2016 celebrados en Río de Janeiro, en donde a pesar de las amenazas terroristas, el pesimismo de los brasileños y el temor de algunos asistentes, el deporte tomó la delantera y obtuvo elevados índices de espectadores virtuales, que no querían perderse ni un sólo detalle de las justas olímpicas.

Lea también: Industria colombiana y desarrollo

La necesidad de inmediatez ha generado una oportunidad de negocio para los operadores de telecomunicaciones, generando aumentos en la cantidad de audiencia, tal y como lo hizo Facebook recientemente. La red social más importante del mundo, adoptó en su plataforma un espacio para visualizar información relevante sobre los deportes favoritos de los usuarios mostrando, por ejemplo, algunos de los marcadores en tiempo real de encuentros deportivos. En su prueba piloto se limitaron a los del béisbol norteamericano, con la MLB World Series, pero con el tiempo, empezarán a introducir otras modalidades en materia de competencia deportiva. De igual forma, Facebook también ha incorporado la posibilidad de suscripción a los usuarios a noticias, puntuaciones y momentos destacados de los encuentros, incluyendo también un sistema de notificaciones para alertar sobre las novedades, o los momentos en que inician dichos eventos deportivos, algo que también hacen hoy día varias apps.

Recientemente, Twitter también le apostó al contenido deportivo virtual, iniciando con la transmisión del juego de los Jets de Nueva York vs. Bills de Búfalo, convenio que fue firmado en abril con la NFL, por un monto de USD$10 millones, para la transmisión de 10 juegos. En este año también han tenido acercamientos con los directivos de la NBA y la MLS para la transmisión de sus eventos. Para esta distribución digital, Twitter contará con la ayuda de Periscope y Vine, herramientas para streaming que aún mantiene bajo su propiedad, y que espera usar de lleno para este tipo de transmisiones.

Asimismo, Amazon.com Inc. pretende conseguir los derechos de videos para una amplia gama de deportes, que incluyen el campeonato de tenis Abierto de Francia y rugby profesional, mientras la compañía busca la manera de atraer nuevos clientes a su servicio de televisión online.

Por nuestra región, una encuesta realizada en 2015 por ComScore, puso en manifiesto el dinamismo del consumo digital de transmisiones, en donde América Latina tuvo un estimado de 13,2 horas semanales viendo videos en plataformas digitales, de las cuales, en el 36% del tiempo se ven los videos fuera de los hogares, y un 14% consume algún contenido digital mientras se moviliza de un lugar a otro.

Dentro de latinoamericana, el país a destacar es México por su alto consumo digital; un estudio realizado por Interactive Advertising Bureau mostró que alrededor del 56% de los mexicanos tuvo pensado seguir el pasado mundial de fútbol de Brasil 2014 desde su smartphone.

Lea también: Si la moda impone, ¿por qué se van las empresas?... El caso Aéropostale

La tendencia muestra que día a día aumenta el consumo digital para el seguimiento de eventos deportivos. La aplicación de Claro Sports registró 91 millones de reproducciones en la región sobre su transmisión de los pasados juegos olímpicos, estimando que 55 millones de celulares en Latinoamérica se utilizaron para ver este evento. Por otro lado, DirecTV evidenció que más de 150.000 usuarios visualizaron los juegos desde dispositivos móviles, en donde la final del fútbol masculino entre Brasil y Alemania, fue el evento que recopiló más usuarios, con un total de 106.000.

Este tipo de transmisiones no serían posibles, si no se tiene equipos con la tecnología idónea. Cabe resaltar la importancia de tener una tablet o un smartphone moderno, con altos estándares de calidad para poder acceder a los contenidos virtuales. Por ello, se requiere de características tales como una batería con excelente resistencia que garantice la carga rápida y el ahorro de energía, procesadores de alto desempeño que eviten las fallas o las interrupciones, y una pantalla de buena resolución que permita disfrutar al máximo la experiencia.

De esta forma, se marca una nueva tendencia para la accesibilidad a los eventos deportivos de manera virtual, aspecto que seguramente será utilizado para la transmisión de futuros encuentros de talla mundial para generar aumentos en la audiencia, y una oportunidad de negocio a explotar por los operadores móviles con la generación de nuevos aplicativos para el alcance de un mayor número de usuarios.

Los alcances de lograr que la demanda de eventos en vivo se haga desde celulares son múltiples, y tienen a la industria de las telecomunicaciones en un momento de reflexión. Un usuario absorberá el contenido siempre y cuando no tenga problemas de carga y pueda funcionar en una red que brinde estabilidad. Afortunadamente, Colombia sí avanza positivamente en el fortalecimiento de su infraestructura de red de telecomunicaciones, de cara a soportar cada vez una mayor demanda por contenidos digitales de video.

Lea también: Amenazas cibernéticas y la vulnerabilidad de nuestro negocio

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?