Opinión

  • | 2016/07/26 00:01

    ¿Estás realmente haciendo lo que te hace feliz?

    Encontrar el propósito de vida lo cambia todo, y aunque encontrarlo puede no ser fácil, tampoco es un reto imposible. Siga estos tips para identificar aquello que lo hace realmente feliz.

COMPARTIR

Hoy es más importante disfrutar el camino que llegar al destino. Esta mentalidad se ha venido popularizando entre los millenials y ha generado nuevas tendencias de negocios, pues ya el objetivo no es tanto el llegar a la cima de la pirámide corporativa, sino alcanzar la felicidad.

No en vano, las disciplinas que promueven la búsqueda del equilibrio, los seminarios de psicología positiva y hasta los libros para colorear se han puesto de moda. Pues su propósito es el de ayudar a las personas a conectarse consigo mismas para descubrir su propósito.

Sin embargo, como afirma Dave Isay, fundador de StoryCorps, encontrar el propósito no es un acto pasivo, pues implica sacrificio y tomar decisiones difíciles. En otras palabras, uno no encuentra el propósito, uno lucha por él, y a aquellos que lo han logrado se les nota, pues desbordan pasión y amor por lo que hacen, porque cuando se hace lo que se ama, el trabajo deja de ser trabajo.

Cuando hablo de propósito, me refiero a aquel punto de encuentro entre las habilidades personales y la pasión. Este puede encontrarse en una gran diversidad de actividades y no es exclusivo de la vida profesional, también puede encontrarse a nivel personal.

Muchas veces lo que más dificulta el encontrarlo es el miedo al que dirán, pues este puede implicar actividades poco conocidas o que no generan la cantidad de ingresos que pueden encontrarse en un pueto gerencial. Sin embargo, vivir el propósito hace que perdamos la noción del tiempo y que nos llenemos de energía, a diferencia de actividades que no nos llenan, y que muchas veces producen estrés y frustración. A continuación algunos consejos para tener en cuenta a la hora de encontrar su propósito:

Lea también: ¿Por qué fracasan los negocios en Colombia?

1. Evalúe sus capacidades: Tanto en la vida personal como a la hora de buscar una idea de negocio, es importante que identifique para qué es bueno, qué le gusta hacer y qué cosas pueden hacer una diferencia en el mundo. Use además su creatividad, pues muchas veces, hacer la lista solo da indicios, pero estos hay que definirlos.

2. Haga algo al respecto: Encontrar la idea o identificar el propósito es solo el primer paso. Si usted no se pone manos a la obra, su realidad no va a cambiar. Recuerde que si usted no hace algo por cambiar usted mismo, muy probablemente nadie lo hará.

3. La edad no es importante: nunca es tarde para replantear su camino en la vida. Cumplir el propósito personal es muy gratificante y llena la vida de sentido y dinamismo; por eso, cualquier momento es bueno para replantear el camino.

4. La actitud lo es todo: Lo que pasa en nuestras vidas no es tan importante como la forma en que elegimos pensar sobre ellas. Por eso, esfúercese por mantener una mentalidad positiva y orientada a la búsqueda de posibilidades. Estudios han demostrado que aquellos que se consideran afortunados tienden a exhibir actitudes y comportamientos similares, lo que hace que no solo identifiquen oportunidades con facilidad, sino que estén dispuestos a aprovecharlas.

5. Busque ayuda: nuestra percepción sobre nosotros mismos es muchas veces limitada, por eso vale la pena buscar un mentor que pueda guiarle en su camino.

Lea también: La incoherente forma de innovar

Finalmente, déjese sorprender de la vida y disfrute del viaje, pues la simple búsqueda del propósito es en sí misma una aventura de exploración, conocimiento y aceptación que en últimas vale la pena, pues encontrar la pasión lo cambia todo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?