Opinión

  • | 2017/12/05 00:01

    En 2018, alejarse del cardumen será la clave

    Los hechos muestran que una nueva economía está creciendo donde la industria tradicional floreció. Saber seleccionar y no diversificar hará parte de las decisiones cruciales para el año que viene.

COMPARTIR

Al final de cada año, bancos y firmas de inversión hacen sus predicciones sobre variables económicas, lanzan los dados esperando obtener un mayor éxito para sus clientes. Sin embargo, con este ejercicio no pretendo predecir el futuro, sino destacar los cambios que no tienen reversa, aquellos que ya podemos percibir antes de que comience el 2018.

 Por eso, desde el punto de vista de Macrowise estos cambios serán de tres tipos.

La nueva economía se toma las viejas industrias

Mientras Simons Property Group (SPG) construye centros comerciales de 5.222 metros cuadrados, a un promedio de US$24,9 millones cada uno, Amazon llevó el ‘retail’ tradicional a la palma de la mano de sus usuarios, que representan más de 304 millones de cuentas registradas en esa plataforma.

En este sentido, SPG lidia con costos fijos altísimos, pero Amazon gana usando datos, que le brindan un mejor entendimiento de sus clientes sin depender de millones de metros cuadrados en centros comerciales.

Visite: La cruda realidad del crudo

Sin embargo, esta estrategia no es exclusiva de Amazon. Alibaba, por ejemplo, ya está otorgando crédito a sus clientes basándose en perfiles de comportamiento comercial. Es decir, incursiona en un sector que era del dominio exclusivo de los bancos.

En esta comparación del desempeño de las acciones de Amazon con las de SPG durante 2017, se observa que las del primero subieron más del 50%, mientras que las de SPG cayeron el 8%. 

Fuente: Tradingview.

Ambos ejemplos muestran que apostarle al diferencial es una manera de capturar valor en el mercado.

Hay que elegir no seguir al cardumen

Las correlaciones en el mercado han bajado. Esto implica que los inversionistas que elijan bien tendrán mayores ventajas sobre quienes compren un poco de todo basados en la diversificación de sus activos.

Por lo tanto, es mejor invertir en compañías de baja capitalización (Small Caps), que en multinacionales como General Electric o Qualcomm.

Una de estas razones será la implementación de la recién aprobada reforma tributaria de EE.UU., la cual pretende repatriar capital. Esto significará una desinversión en Latinoamérica y Asia.

Por otro lado, la mano de obra automatizada en EE. UU., Alemania y Corea del Sur está siendo más barata que la de China o México. Esto implicará una nueva reconfiguración de las bases manufactureras del mundo.

Fuente: Tradingview.

El índice de acciones de EE. UU. Russell 2000 se apreció el 25% desde la elección de Trump, mientras que las acciones de General Electric cayeron un 42%. 

Así mismo, multinacionales como Citrix, Qualcomm, Cisco, Ralph Lauren, FootLocker y Wester Digital se someterán a un proceso de desinversión y reestructuración.

Recomendado:La gran purga de Arabia Saudita

De hecho, estos procesos ya le pasaron factura a General Electric en 2017: el precio de sus acciones cayó un 42%. Esta caída fue causada por un recorte de sus dividendos, una redefinición de sus inversiones estratégicas y cambios en su junta directiva.

¡Pilas con la liquidez!

En momentos de caos todos quieren salir por la misma puerta, pero no hay que olvidar que existen algunas más grandes que otras. La más grande es la del dólar americano, las puertas más congestionadas son las monedas de países emergentes. Y por supuesto ¡la puerta más pequeña de todas se llama bitcoin!

La gráfica muestra que solo las burbujas de Mississippi Company (1718) y South Sea Company (1719) son comparables a la generada por el Bitcoin.

Fuente: Historia de las burbujas financieras. Jesse Felder.

Siendo pragmáticos: la volatilidad está en mínimos históricos y el ciclo de contracción de liquidez es una realidad. Ambos factores hacen que el mercado sea susceptible a una importante corrección.

Este es un juego que no se gana tratando de predecir el futuro, sino aplicando el sentido común. Por lo tanto, es recomendable que se haga al lado de la puerta más grande y mantenga una posición de caja importante que le permita comprar cuando la mayoría entre en pánico.

Puede interesarle: Tres lecciones de Estonia para Colombia

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?