Opinión

  • | 2014/01/20 11:00

    Empresas Familiares en bolsa: mayor rentabilidad, menor riesgo

    Un estudio sobre este tipo de empresas en el MILA, revela sorprendentes resultados para el mundo financiero. Opinión de Gonzalo Gómez Betancourt.*

COMPARTIR

La más reciente investigación realizada conjuntamente por la Universidad de Chile y el grupo Family Business de Inalde, Universidad de la Sabana sobre las Empresas Familiares que cotizan actualmente en el mercado integrado de valores del MILA, evidenció que tienen una mejor rentabilidad sobre activos que las no familiares y un menor riesgo sostenido.

Por su contribución al reconocimiento del profesionalismo y responsabilidad de las empresas familiares que cotizan en la bolsa, deseo empezar el 2014 con el análisis de los resultados del estudio denominado “Family Ownership and Firm Performance Evidence From Integrated Latin American Stock Market (Evidencia del desempeño de las Empresas Familiares en el Mercado Integrado de Valores del MILA), presentado en el marco del FERC 2013, evento realizado en Viña del Mar, Chile, en el cual se exponen y premian anualmente las investigaciones más relevantes en el tema de EF.

El grupo de investigación, conformado por los profesores Claudio Miller y Claudio Bonilla de la Universidad de Chile, en conjunto con el investigador José Betancourt de INALDE y este columnista y profesor, nos dimos a la tarea de estudiar entre el año 2000 y el 2010 el desempeño de las empresas presentes en las tres bolsas de valores de Colombia, Perú y Chile, los países que conforman el MILA. El 57% de estas compañías son EF y el 43% son No Familiares. Al comparar el desempeño de unas y otras encontramos resultados sorprendentes para el mundo financiero. Los aspectos más relevantes son:

1. Las empresas familiares tienen una mejor rentabilidad sobre activos que las empresas no familiares y al mismo tiempo, tienen un menor riesgo sostenido, entendido como la volatilidad de esta rentabilidad a lo largo de los 10 años del estudio.

2. El ROA general (rentabilidad) fue del 5.7% de las EF VS las No familiares que fue 1.1%. Este resultado es estadísticamente significativo, porque comprueba el mejor desempeño de estas organizaciones y refuta la hipótesis de que a mayor rentabilidad, mayor riesgo, demostrando así que las empresas de familia, al trabajar más en el largo plazo que en el corto, están dirigiendo y gestionando mejor los recursos organizacionales, hecho totalmente diferente a lo que intuitivamente se pensaba, que las no familiares eran más rentables porque supuestamente había mayo profesionalismo en el manejo de sus finanzas.

3. El estudio en referencia, comparado con investigaciones anteriores, como la de Anderson y Reeb 2003, Villalonga y Amit 2006, Gómez Betancourt y demás 2012, demuestran que se debe aprehender mucho más de estas firmas a nivel mundial y destacar el profesionalismo que han venido alcanzando a lo largo de estas última década, pues, partiendo de supuestos, eran consideradas por una buena parte del mundo financiero como poco profesionales a la hora de manejar sus finanzas. Sin embargo, las cifras demuestran lo contrario.

Por todas estas razones, el 2014 puede ser un excelente año para las empresas familiares, no sólo para aquellas que cotizan en bolsa y han demostrado con cifras lo rentables que pueden ser, sino para todas aquellas que han aprovechado los estudios, investigaciones y opciones de formación profesional para cada uno de los miembros de la familia con base en el rol que desempeñan, para convencerse que si logran enfrentarse y superar los conflictos que emergen de su propia naturaleza, estarán siempre en las listas de las más rentables y exitosas del mundo.


 * Ph.D. Director del Área Family Business, INALDE Business School, Universidad de La Sabana
gonzalo.gomez@inalde.edu.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?