Opinión

  • | 2016/10/04 00:01

    Las empresas familiares afectadas por los entornos políticos

    Un gran espiral de dinámicas e intereses que generan inestabilidad y que permanentemente frenan el desarrollo económico en latinoamérica.

COMPARTIR

Cuando en los países se generan ambientes políticos enrarecidos se ccrea un ambiente negativo para hacer negocios y frena tanto la inversión nacional como la extranjera. Particularmente en las empresas familiares tanto su rentabilidad como responsabilidad social se ven afectadas cuando los gobiernos cambian sus políticas económicas, o en un afán  populista deciden nacionalizar empresas o cuando las economías empiezan a mostrar inestabilidad y no hay reglas de juego claras para su desarrollo y continuidad.   

Las empresas familiares contribuyen sustancialmente al PIB y a la generación de empleos sostenibles en la mayoría de los países en condiciones políticas normales, sin embargo cuando se nacionaliza una empresa familiar, éstas disminuyen su aporte al PIB que pasa del 55% o 60 % a menos del 30% o 40%,  con lo cual se están perdiendo verdaderas fuentes de trabajo puesto que los empleos generados por las empresas estatales, crecen en burocracia de manera impresionante pero eso no contribuye a ningún índice de productividad.

Lea también: Futuros cambios en las buenas prácticas del Gobierno Corporativo

Es importante analizar que gobiernos de verdadero corte socialista como lo fue el de Lula Da Silva en el Brasil, entendieron que a los empresarios es mejor dejarlos hacer sus negocios sin intervención del gobierno y han tenido un crecimiento impresionante. Brasil en los últimos años, ha logrado favorecer a los sectores más deprimidos en un ambiente de negocios abierto, pero ha creado hoy un ambiente de incertidumbre que desenfoca la primera función que un gobierno tiene que hacer por encima de diferencias políticas en términos de si es de derecha o si es de izquierda,  considero que la principal función de los gobiernos debería ser  bajar los niveles de pobreza creando ambientes propensos para el crecimiento económico y la creación sostenible de nuevos empleos en los que tradicionalmente las empresas familiares siempre han jugado un papel protagónico.

Las empresas familiares se ven más afectadas en situaciones políticas inestables que las empresas no familiares ya que tienen menos posibilidades de modificar sus estrategias. Una multinacional tiene siempre la opción de cerrar un país y abrir en otro, pero una empresa familiar es más frágil pues sí bien también puede buscar la opción de salir del país, el proceso genera un gran trauma para toda la familia y sus empleados, cuando esto es un procesos de internalización forzado como está ocurriendo en paises como Venezuela. Además, desde el punto de vista de responsabilidad social, se pierden empleos, se frena la generación de nuevos puestos de trabajo sustentables y sostenibles y se frena la inversión, con lo cual se va a ver muy afectada la población más pobre.

Lea también: Los modelos de negocio de las empresas familiares necesitan innovación

Las estrategias para evitar que las empresas familiares sucumban en estos entornos políticos cambiantes:

1. Tanto los empresarios familiares como los gobiernos, independientemente si son de derecha o izquierda, entiendan que las empresas familiares generan un ambiente de formación académica, empresarial y social muy importante en país.

2. Entender que independientemente de la tendencia política, lo más importante en latinoamérica sería subir los niveles de calidad de vida de la población, estrategia que han utilizado los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial y en eso han tenido mucha importancia las empresas familiares, lo confirman los porcentajes como: Alemania tiene un índice del 80% del total de empresas familiares, en Suecia es del 90%, en Italia entre el 90% y 95%, España está por encima de un 65% o 70%.

Cuando hablamos del milagro europeo nos damos cuenta de que el mayor impacto en la generación de empleos se logra cuando mejora la calidad de vida, la posibilidad de educarse y lograr salir del subdesarrollo, las empresas familiares han jugado un papel preponderante en ese sentido.

Las empresas a nivel interno tienen que acoplar sus estrategias, de acuerdo a lo que le dictamine ese entorno político. Los empresarios están en la obligación de pagar impuestos y los gobiernos están en la obligación de permitir dar las licencias o permisos para que esas empresas puedan funcionar, entonces es una relación sinérgica en la medida en que el gobierno deja funcionar de la mejor manera y la empresa va a tener una mayor rentabilidad, eso es lo que genera un espiral de desarrollo económico que impacta al desarrollo social.

Lea también: Académicos vs. consultores de empresas familiares

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?