Opinión

  • | 2016/04/14 00:01

    Empleo: El ABC de Linkedin

    En la era digital, el poder de su marca personal amerita una consciente y profesional administración de la misma. Desaprovechar las ventajas y el acceso al mercado laboral que le da Linkedin sería de una gran torpeza

COMPARTIR

Uno de los cambios monumentales que ha sufrido mi industria, la del reclutamiento ejecutivo, tiene que ver con la visibilidad de los candidatos. Hasta hace unos pocos años, el “head hunter” era casi que la fuente obligatoria, casi la única, a la cual tenía que acudir el mercado en búsqueda de talento sino se quería poner un aviso de prensa y llenarse de curriculums de forma masiva con el desgaste que esto implicaba.

Por el lado del candidato, y a la inversa, ser cercano a un reclutador ejecutivo era por lo mismo la estrategia adecuada,  si uno quería que se le llamara a participar en un proceso y de esta manera abrirse camino a posibilidades de cambio o proyección en el mercado.

En mayo del 2003 esta realidad de mercado empezó a cambiar con el nacimiento de Linkedin, la mayor red profesional del mundo. Hoy se calcula tiene cerca de 340 millones de usuarios, más de 187 millones de visitantes únicos al mes, presencia en 200 países en 20 lenguas, más de 3 millones de empresas registradas y es responsable por el 45% de los negocios B2B del mercado.

Sin duda se convirtió en una fuente obligada de información para el sector corporativo que la utiliza a diario para visibilizar talento, sobre todo de gerencia media; sin embargo para mi la magia de esta plataforma, es que invirtió la ecuación de poder del mercado laboral que siempre estuvo del lado de quien empleaba y por primera vez empieza a migrar del lado de quien busca trabajo. En otras palabras le permitió al profesional gerenciar  su marca personal, administrar su red de contactos, hacer seguimiento de empresas potenciales y mantener vigente su conocimiento de industria a través de contenido especializado.

 

Linkedin, bien administrado, da acceso inmediato a un porcentaje importante de los cuadros directivos de las empresas, y por lo tanto permite, a la distancia de un click, venderse de manera directa cuando se está pensando en cambiar o se tiene interés en construir relaciones más allá del ámbito directo de nuestro propio escenario laboral.

Mucha gente sin embargo maneja de manera equivocada esta herramienta. La mayoría la utiliza como vehículo para “colgar” su hoja de vida, a la espera de que por la magia de los algoritmos, nuestro título actual haga match con la búsqueda que del otro lado está haciendo el reclutador interno de una empresa. Linkedin es amigable, es fácil de usar, pero como todo en la vida sacarle su mayor potencial tiene algunos trucos:

 

  • La Foto: Como en cualquier catálogo de productos las cosas entran por los ojos. He visto a muchos hacerle copy-paste a su foto de Facebook o de la cedula. Linkedin es una red profesional, y exige su mejor ángulo. Una mala foto es la mejor manera de invitar a que no se pase el primer filtro.
  • El Titular: Aprovéchelo. Es el párrafo inicial de una buena historia. La frase inicial debe despertar la curiosidad del lector, ser atrayente, hablar de sus cualidades y dejar con ganas al lector de pasar a la siguiente página. Algo va de “desempleado en busca de oportunidades” a “talentoso profesional en transición de carrera”.
  • Contenido y las Secciones: Si bien una hoja de vida sigue demandando de responsabilidades y logros, linkedin permite diseñar su perfil agregando secciones y enriqueciendo su experiencia con actividades, idiomas, hobbies, o escritos, que siempre aportan información adicional útil a su experiencia.
  • Grupos: Los grupos son una magnifica fuente de información y contenido especializado. Le permiten mantenerse al tanto de su industria o de la industria a la que está pretendiendo cambiar. Es una muy buena fuente para construir relaciones, identificar potenciales mentores de carrera y hacerse visible frente a ofertas que se generan a diario.
  • Crezca su Red: La fórmula es vieja. Entre más conocidos tenemos a más fiestas nos invitan. En linkedin sucede lo mismo. Entre más grande es su red de contactos más oportunidades tendrá de conseguir referidos y adeptos a su estrategia de cambio. Cultívelos. La mayoría de la gente es más generosa y está más abierta de lo que usted cree a compartir sus conocimientos y experiencia en su industria.
  • Actualice su Estado: Los algoritmos de linkedin no son tan avanzados como quisiéramos y tienden a usar su última experiencia laboral (último título) como mecanismo para priorizar su encaje con la búsqueda que del otro lado hace un reclutador. Usar los títulos equivocados, en el idioma equivocado o con palabras rebuscadas puede alejarlo a las últimas páginas de una búsqueda. Inviértale tiempo a usar los títulos que mejor expliquen su rol así después tenga que hacer claridad en la entrevista.

En la era digital, el poder de su marca personal amerita una consciente y profesional administración de la misma. Desaprovechar las ventajas y el acceso al mercado laboral que le da Linkedin sería de una gran torpeza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?