Opinión

  • | 2014/02/10 11:00

    Elementos para que la sociedad de hermanos funcione

    Muchos consejos y recomendaciones se escuchan de varios académicos y consultores después de que han realizado varios estudios. Opinión de Raúl Serebrenik G.*

COMPARTIR

Bajo el modelo evolutivo de las empresas familiares de Gersick, en el que la empresa familiar evoluciona en una primera etapa denominada: Gerente dueño (generalmente el fundador) a una segunda etapa denominada: la sociedad de hermanos, para luego pasar una tercera: el consorcio de primos y luego a otras dos categorías que cree: el consorcio de parientes y la dinastía familiar.

La razón del por qué incluir otras categorías radica en entender que en realidad éstas no son etapas discretas en un sistema aislado, más bien son radiografías tomadas en un momento dado de la evolución y como parte de un proceso continuo, el cual se van desarrollando en el tiempo.

Muchos consejos y recomendaciones se escuchan de varios académicos y consultores después de que han realizado varios estudios, en los cuales tratan de identificar y entender los factores de éxito que hacen que las empresas familiares en la etapa de sociedad de hermanos sean funcionales; pero más allá de los diferentes estudios, en nuestra práctica de consultoría, nos hemos encontrado con situaciones, particularmente ideales, un panorama en la etapa de sociedad de hermanos, por fuera de lo común al que bauticé como Cooperación Lateral.

Si bien como asesores, nuestra tarea consiste en tratar de ayudar a que las empresas familiares en la etapa de sociedad de hermanos se mantenga o logre un ambiente funcional (como mínimo), ojalá en una primera etapa, para luego lograr en una etapa posterior un status ideal; podríamos describir entonces que encontramos 4 escenarios posibles al momento de hacer un diagnóstico de la situación dentro del modelo evolutivo enfocándonos solamente en la etapa de la sociedad de hermanos, estos 4 posibles escenarios son:

1) Sociedad de hermanos disfuncional
2) Sociedad de hermanos en proceso de funcionalidad
3) Sociedad de hermanos funcional
4) Sociedad de hermanos ideal

Deseo concentrarme en las dos últimas etapas para efectos de este documento y poder explicar el término de Cooperación Lateral.

Para que la sociedad de hermanos sea funcional, requiere cumplir con unas características particulares, como es el respeto entre todos los miembros de la familia, la buena comunicación, el trabajo en equipo y los procesos funcionales que permiten tomar decisiones efectivas en conjunto. Pero de alguna manera todos en esta etapa deben sentir que hay una reglas claras, justas y que éstas se aplican de manera limpia, lo que se conoce como “ El Fair Play”.

En la etapa del Fair Play el consultor debe sentir que su aporte es de gran importancia ya que está contribuyendo a que un gran número de empresas familiares logren mantenerse por generaciones en esta condición, como un estándar mínimo para lograr esa perdurabilidad.

Sin embargo nos hemos encontrado en los últimos meses con algunas empresas familiares que se mantienen en un nivel superior al funcional, y es el que denominé la sociedad de hermanos IDEAL; lo interesante de estos casos, más allá de las características por supuesto similares a la condición de sociedad de hermanos funcional, se suma una adicional que he denominado como la cooperación lateral.

Con el fin de poder explicar a que me refiero, deseo remontarme a una conversación que mantuvimos con un empresario quien describía a sus hijos el vínculo que mantiene con su hermano; él explicaba la relación en la que hay acuerdos, como también la obligación de invitar a los hermanos en todo negocio en el que se vaya a invertir o a participar, pacto que fue fundamental para mantener una verdadera reciprocidad entre hermanos, ya que sentían un acoplamiento simétrico en el campo laboral, en otras palabras cada uno trabaja para el bienestar de cada uno y a su vez en bienestar del otro con la misma intensidad, esto es lo que denominé como cooperación lateral.

Básicamente se aplica la famosa frase de los mosqueteros “todos para uno y uno para todos”: en conjunto y de manera permanente se hacen esfuerzos, inclusive no de manera totalmente simétrica, pero sí todos en paralelo con las diferentes instancias de gobierno de la empresa familiar, con una participación no solo activa sino más bien proactiva de tal manera que puedan desarrollar, potenciar y cuidar el legado familiar y proyectarlo a las siguientes generaciones.

En otras palabras, si en algún momento uno de los hermanos se ocupaba de un nuevo emprendimiento, sus otros hermanos lo entendían, de tal manera que el hermano estaba trabajando para ellos, así como ellos estaban trabajando para el, generando un ambiente de cooperación, aunque en la realidad no siempre la necesitaban, pero el sentimiento que existía genera una dinámica positiva, en la que no aparecen sentimientos de envidia; más bien de bastante cooperación, necesitando a cada uno de los miembros de la familia .

* Asesor y conferencista. Experto en temas de patrimonios, legados familiares y Dinastía Empresariales.
Autor del libro: Dinastías familiares, legado y riqueza.
Creador del Modelo de Consolidación de las Dinastías Familiares.
rauls@fcwpc.co


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?