Opinión

  • | 2016/10/17 00:01

    Elecciones de EEUU y los mercados financieros

    ¿Qué pasaría en los mercados globales si Hillary Clinton es elegida como presidente de los Estados Unidos? ¿Qué pasaría si es elegido Donald Trump?

COMPARTIR

Los debates electorales en Estados Unidos muestran claramente un pueblo dividido. Desde la óptica de Macrowise, el fracaso del paradigma dominante, de las “élites”, las encuestas, los “expertos” y los grandes medios, ha tenido profundas implicaciones en las elecciones de este país. Y es que la pregunta política en cuestión en las elecciones de EEUU es exactamente la misma del Brexit, ¿sí o no a la globalización y la inmigración?

Lea también: Bancos centrales: los dioses de la confianza

Ambos candidatos tienen visiones totalmente opuestas en temas como la globalización, inmigración, régimen tributario, así como en política exterior. Dicha bipolaridad también se va a ver reflejada en los mercados financieros mundiales.

Más allá del resultado de las elecciones debemos tener en cuenta que el Congreso en Estados Unidos está dividido; los demócratas controlan la Cámara de Representantes, mientras los republicanos controlan el Congreso.

Sea quien sea el ganador, el Congreso va a crear un embotellamiento en el proceso legislativo. El futuro presidente de Estados Unidos va a actuar lentamente en temas como reforma tributaria, reformas al sistema de salud, estímulo fiscal y política exterior.

Según nuestro análisis, si Clinton es presidente, en el corto plazo se daría la señal de que continúa el establecimiento. Esto significa que la globalización continúa, al  menos por un tiempo.

Lea también: Paz, blockchain y la anti-globalización: una oportunidad histórica

La estrategia de inversión más exitosa desde el principio de la globalización (1989) se llama paridad de riesgo. Esta estrategia consiste en construir un portafolio de bonos y acciones que tengan el mismo perfil de riesgo, lo que se hace mediante una posición apalancada en bonos (renta fija).

Mas globalización significa subida en las acciones, subida en los bonos y continuidad en el rebote de los mercados emergentes, al mismo tiempo que un dólar débil. Esto sucedería al menos hasta diciembre, cuando la FED decida si sube o no la tasa de interés.

Por el contrario, si Donald Trump es elegido como presidente, la estrategia de paridad de riesgo va a tener grandes problemas. Trump en el poder implicaría una subida en la tasa de interés de los tesoros de 10 y 20 años, caída en las acciones en EEUU y un fortalecimiento del dólar. Los principales perjudicados serían los países emergentes. Eso representaría una drástica devaluación del peso colombiano y la caída de las acciones.

Que Trump quede en el poder no es el apocalipsis financiero, pero sí significa el fin de la globalización. ¡El modelo tradicional de exportaciones de petróleo y carbón ya no iría más para Colombia!

El fin de la globalización sería una gran oportunidad para que Colombia comenzara a enfocarse en la producción de valor agregado, en la tecnificación del campo, en el desarrollo de nuestro mercado de software, de las industrias creativas, en el aumento de la capacidad de análisis de cualquier proceso de decisión mediante el análisis de datos, en la creación de ciudades inteligentes, en la creación de hardware que permita la conexión entre los robots y el hombre, así como en industrias muy poco exploradas como producción de bases proteicas basadas en insectos... Son muchas las posibilidades para los emprendedores y empresarios colombianos que quieran ser proactivos de cara a un nuevo paradigma.

Lea también: ¿Cómo nacen hoy las burbujas financieras?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?