Opinión

  • | 2015/03/02 11:20

    Del Bad Data al Big Data

    El uso de la información en el desarrollo de las empresas y de los modelos de negocio se ha convertido en un factor crítico para lograr el éxito. Opinión de Javier Torres Páez.*

COMPARTIR

Estamos escuchando a los profetas del mundo tecnificado hablar de la economía de la información y de cómo ésta y el conocimiento se convierten en el nuevo capital.

La mayoría de líderes y CEO no se están tomando el tema muy en serio, no saben cómo capitalizar la creciente producción de datos que generan sus empresas, ni los montones que se originan cada minuto en la web y en sus primas hermanas las redes sociales, sin hablar del internet de las cosas. Es por esta razón que no pueden transformar los datos en información, la información en conocimiento y el conocimiento en capacidad de mejorar sus negocios. Nos vemos enfrentados a un mundo hiperinformado, conducido por ríos de bits, en el que prospera un nuevo concepto: el Big Data, descrito por siete V:

Volumen: Por supuesto estamos hablando de enormes cantidades de datos: zettabytes, yottabytes o más.

Velocidad: Los datos se generan en tiempo real, cada segundo hay millones de datos sin estrenar, originados a máxima velocidad.

Variedad: Una amplia gama de elementos en una gran diversidad de formatos: imágenes de video de autopistas o mensajes de audio de clientes, por ejemplo.

Validez: Las conclusiones a las que se llega al usar o analizar estos datos son válidas y aceptables.

Veracidad: Los datos se consideran un reflejo de la realidad y representan de manera cierta los eventos ocurridos.

Valor: Los datos son valiosos, importantes y útiles para la organización, en sus procesos, servicios y en su entorno.

Visibilidad: Las personas y las máquinas pueden observar los datos; en ese sentido los responsables indicados pueden verlos de manera que los pueda entender y usar.

Ante el panorama y la carrera tecnológica tenemos un reto sumamente inmediato: los datos que hoy tienen las empresas, los que se generan en el día a día, los de los clientes, en muchos casos son de mala calidad. Es frecuente que las bases de datos tengan errores, que los archivos no se puedan cruzar en las diferentes organizaciones que deben trabajar coordinadas, en fin, tenemos problemas con los datos: tenemos Bad Data.

No hemos desarrollado ni la cultura ni las competencias necesarias para darle todo el valor posible a la información con la que contamos hoy. No estamos habituados al análisis. No tenemos una producción continua de datos de calidad para hacer seguimiento, para entender lo que pasa, para anticipar si algunas de nuestras decisiones tendrán el impacto que queremos. Si no estamos preparados para administrar el BadData, ¿cómo estaremos listos para administrar el BigData?

Necesitamos un cambio en la gestión de los datos, de la información y del conocimiento. Debemos contar con procesos de calidad de información, estandarización de fuentes y de datos, habilitar mejores medios de visualización, generar capacidad de publicación y análisis. Necesitamos que la información se gestione como un producto de calidad que da valor y que es importante en el día a día de todos: los clientes, los directivos, los empleados. Necesitamos que la información sea valiosa para las personas y que sea la gente quien pueda apreciar y aprovechar su valor. Necesitamos BetterData.


* Director Ejecutivo de IT4+
contacto@it4plus.org


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?