Opinión

  • | 2012/05/14 08:00

    El trabajo de los nuevos tiempos

    Colombia dio el paso. Desde el primero de mayo, con la firma del decreto que regula el teletrabajo en el país, se inicia una nueva etapa en el sistema laboral. Opinión de Jorge Silva, gerente de Microsoft Colombia.

COMPARTIR

Una etapa que consiste en un cambio de herramientas de trabajo y, sobretodo, en un cambio de paradigmas. Estamos asistiendo a una de las transiciones culturales más grande de la historia, como lo fue la revolución industrial a mediados del siglo XVII con la entrada de la maquinaria y lo nuevos modelos de producción.

Hoy esa maquinaria se llama computador y su vapor, como en plena revolución industrial, internet. Esta nueva herramienta es la que está haciendo que la manera como trabajamos cambie. Porque con un computador y la conexión a Internet se puede trabajar desde cualquier parte, en cualquier momento, con una o muchas personas y en tiempo real.

Cada día son más los trabajos que se pueden realizar fuera de las oficinas o de las plantas de las empresas. Este cambio se ha empezado a experimentar porque las distancias son más largas, porque la congestión vehicular impide rápidos desplazamientos, porque las personas viajan mucho, porque los espacios en las oficinas son cada vez más reducidos, porque las mujeres empezaron a ocupar posiciones que antes eran solo para los hombres, porque el fenómeno de la madre cabeza de familia es cada vez más frecuente, porque las personas que presentan alguna discapacidad se están capacitando para lograr mejores escenarios para producir y porque la economía ya no es local sino global.

Es decir que aquellos que realizan su trabajo desde el domicilio o desde un café-internet están entrando en la nueva era del trabajo con los beneficios y ventajas laborales de ley. Ese es el caso de Jeffry Ortega, un joven de 23 años, que vive en la mesa Cundinamarca y tiene síndrome de Proteus o el llamado hombre elefante. Jeffy es profesor virtual de inglés. Él enseña este idioma a un grupo de niños a través de skype. Así lo hace: “Yo busco páginas en internet y se las muestro a los estudiantes por skype para que mejoren la lectura y tengan ejemplos”, le contó Jeffry al Presidente de la República durante la firma del Decreto del Teletrabajo en la sede de Microsoft.

Aunque Jeffry no es empelado de ninguna empresa, desde el 1 de mayo podrá usar sus habilidades en sistemas de la información y en tecnología para aplicar a cualquier trabajo, ingresar a cualquier empresa que implemente el teletrabajo, ser más productivo que los empleados de la vieja guardia y estar cobijado por las mismas ventajas y beneficios de ley.
Ese es su sueño: “por inconveniencia del transporte y que algunas veces me molesta mi salud no he encontrado un empleo aquí en Colombia, yo quiero tener la oportunidad de trabajar, estudiar y sostenerme por si solo pero esto no ha sido posible”

Como ven, el mundo está cambiando y tenemos que estar a la altura de esos cambios. Es decir que el empleador debe asumir un role distinto para exigir a sus trabajadores o teletrabajadores. Y éstos deben comenzar a ser productivos no por el número de horas que trabaje en una oficina, sino por los objetivos cumplidos.

Porque cada día son más los trabajos que se ejecutan fuera de las plantas u oficinas de las empresas y que se realizan desde el domicilio del trabajador. La demanda por esta clase de empleo es cada día mayor en la medida que las empresas de servicios aumentan y las fábricas adoptan tecnologías más sofisticadas en sus procesos de producción. Tecnologías que permitan compartir documentos, hacer reuniones con grupos grandes, teleconferencias, entrevistas con cámaras, unificar las comunicaciones para economizar en llamadas y reducir costos de operaciones y tener toda la seguridad y la privacidad de la información, del negocio y de los clientes.

Esa es la idea. Tal como lo dijo el Ministro de Trabajo, Rafael Pardo, en la celebración del Día Internacional del Trabajo en la firma del decreto del Teletrabajo: “creemos en la necesidad de seguir avanzando en políticas que sintonicen y reconozcan a los trabajadores con los nuevos tiempos. Creemos que el Teletrabajo implica mejorar la calidad de vida de muchos y pasar de lo que llamamos ¨capital humano¨, al talento productivo, de la ¨mano de obra¨ a la inteligencia laboral de la labor mecánica al emprendimiento”

Entonces, bienvenidos al trabajo de los nuevo tiempos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?