Opinión

  • | 2016/07/27 00:01

    El reto de los portafolios de inversión en las compañías aseguradoras

    El panorama actual de tasas de interés ha llevado a los portafolios de inversión a migrar de la conservadora renta fija hacia instrumentos como los derivados y ETF´s, además, la percepción sobre las acciones es de incertidumbre.

COMPARTIR

Hoy en día vivimos un momento único en la historia económica, el mundo de las economías desarrolladas se encuentra en plena guerra contra la deflación y tantos años de alivio monetario por parte de los bancos centrales han llevado a los principales inversionistas institucionales a asumir mayores riesgos para obtener la codiciada rentabilidad, en este punto el desafío para las aseguradoras es inmenso: ¿Cómo elevar la rentabilidad en un mundo de tasas negativas?

La promesa de los bancos centrales en Europa y Japón de mantener las tasas bajas durante un periodo prolongado de tiempo ha generado beneficios de corto plazo para los portafolios a nivel global, sin embargo, plantea serios retos para el futuro dada la escasez de activos que cumplan con las tasas de retorno adecuadas para cumplir con las obligaciones del pasivo en las compañías aseguradoras.

Como lo muestra la encuesta global dirigida por BlackRock en julio de 2015 a distintas compañías de seguros, el panorama actual de tasas de interés ha llevado a los portafolios de inversión a migrar de la conservadora renta fija hacia instrumentos como los derivados y ETF´s, además, la percepción sobre las acciones es de incertidumbre toda vez que se esperan correcciones importantes en los precios una vez se cumpla con el ciclo de flexibilización monetaria. Como alternativa a la renta variable, la industria ha puesto sus ojos en inversiones crediticias alternativas generadoras de renta, lo que incluye deuda de bienes raíces y préstamos directos a PYMES.

Lea también: Un solo rumbo para el petróleo: abajo

Evidentemente, Colombia no ha sido ajena a las bajas tasas de rentabilidad, de hecho, nuestro mercado de deuda pública ofrece tasas reales negativas hasta el año 2030 y las únicas explicaciones lógicas que encontramos son el voraz apetito de los inversionistas extranjeros y la ciega esperanza de que en unos dos años veamos la inflación retornar a algo cerca del 4%.

Actualmente se estudian los cambios regulatorios que permitan a las compañías aseguradoras en Colombia acceder a un universo más amplio de activos, donde la posibilidad de que se otorguen créditos directos a empresas medianas o concesiones es bastante interesante sobre todo si se considera que las aseguradoras podrían prestar a plazos mucho mayores que los bancos comerciales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?