Opinión

  • | 2016/06/24 00:01

    El petróleo morirá después de 2030

    La caída a corto plazo en el precio del petróleo no es nada comparada con el final de la demanda.

COMPARTIR

El escenario más extremo es el del que Bernstein Research habla en una nota de análisis en la que explora la cuestión de la demanda, con una predicción de que el fin del petróleo como lo conocemos estará llegando después del año 2030.

No va a ser lineal, será a fuego lento, ya que la demanda va a volver a la realidad ligeramente durante la próxima década, para después poco a poco comenzar el declive.

Una de las principales conclusiones del análisis es que el crecimiento de la demanda hasta el año 2020 será más fuerte que en la década anterior. Para los inversores, que equiparan la desaceleración de China con el fin del superciclo de los productos básicos, la capacidad de recuperación de la demanda podría ser una sorpresa. La cura para los precios bajos son los precios bajos.

Los precios se recuperarán, pero no a los niveles de tres dígitos que vimos antes del accidente del año pasado. En lugar de ello los precios se estabilizarán entre 60 y 70 dólares hasta el final de la década.

A continuación veremos un empuje final de la demanda después de 2020, hasta alcanzar un máximo después de 2030 como se puede ver en el gráfico.

 Columna

Hace unos años, todo el mundo hablaba del pico del petróleo, el momento en que en el mundo peligraría quedarnos sin oro negro. Bernstein está hablando exactamente de lo contrario: directamente de un mundo en el que la gente en realidad no quiere más petróleo.

Esta situación se verá impulsada por tres factores, según el informe. En primer lugar, los países desarrollados dejarán lentamente el petróleo durante la próxima década. Bernstein sostiene que Occidente tocó su pico del petróleo en el año 2005.

Al mismo tiempo, sin embargo, la demanda en los mercados emergentes continuará creciendo, especialmente en China e India. Ahí es de donde viene el empuje en la próxima década.

Sin embargo, algunos factores estarán trabajando para nivelar el crecimiento de la demanda. El aumento de la eficiencia del combustible y la diversificación de los combustibles utilizados para alimentar el mundo va a mantener los precios por debajo de los picos que vimos en la última década. Esto incluye todo, desde el gas natural licuado al diésel para vehículos eléctricos. 

Y luego está el cambio climático, lo que significa que hay riesgos políticos para el consumo continuo de petróleo.

El crecimiento de las energías renovables también contribuirá. ¿Es el fin del petróleo tal y como lo conocemos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?