Opinión

  • | 2012/09/21 17:00

    El Índice S&P 500 con todos los ojos encima

    A los gestores de inversión nos sigue sorprendiendo un mercado que no tiene ganas de parar la subida a pesar de las malas noticias a nivel fundamental, y que siguen demostrando la desaceleración económica a nivel global.

COMPARTIR

Tres ejemplos tuvimos esta semana cuando Citigroup anunció reducciones del crecimiento global para el 2012 de pasar de 2.8% a 2.6%, y las reducciones de crecimiento de China de 8% a 7.6%, los mismos niveles a la crisis de 2008-2009.

Las Organización Mundial de Comercio fue otra de las entidades en reducir sus proyecciones de crecimiento del comercio internacional de 3.7% a 2.7% para el 2012. Otros de los datos más relevantes de la semana que resultaron con un tono no muy alentador fueron manufactura PMI para Europa y China, que continuaron indicando contracción en la actividad del sector real.

Por otra parte, los sectores de consumo básico y salud del S&P 500 hicieron nuevos altos históricos en la semana y continúan con una fuerza relativa superior con respecto a los sectores cíclicos. Asimismo, los sectores cíclicos como el financiero y energía cayeron 2.4% y 1.81% respectivamente. Es muy cierto que una corrección en estos sectores de por lo menos 5% seria más que sana a nivel técnico, incluso sin enumerar los riesgos bajistas que ambos enfrentan.

La próxima semana es importante monitorear si el S&P 500 logra romper 1,474 para ir a buscar los altos históricos en 1,576, pues la realidad es que ya no existen niveles de resistencia muy importantes antes de este. No obstante, si el mercado da reversa y rompe soporte en 1,450, se puede afirmar que esto sería un buen indicio para ir tomando algo de ganancias. 
                              

Portfolio Manager/Managing Partner
Latmark Asset Management, LLC 
                                 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?