Opinión

  • | 2016/09/16 00:01

    El freelance como opción o imposición laboral

    El fomento del trabajo independiente y autónomo ha marcado la incidencia de un nuevo perfil laboral caracterizado por la pérdida del vínculo formal empleado-empresa y enfocado en la especialización en ciertas ramas del conocimiento que permite la oferta de servicios con mayor valor agregado.

COMPARTIR

El freelance se cataloga como uno de los empleos del nuevo milenio. Se trata de la realización de un trabajo que ejecuta una persona de forma autónoma, para luego formalizar sus servicios a terceros, y cuyo pago es estimado en función de los resultados obtenidos, más no del tiempo empleado en la realización de la tarea. Debe entenderse que, así como esta forma de empleo puede tomarse por gusto, también la decisión puede basarse en la imposibilidad de conseguir un puesto de trabajo estable. Ante cualquiera de estas dos opciones, la dificultad más importante es, sin lugar a dudas, la búsqueda de demandas relativas a los servicios prestados para lograr captar clientes y la estabilidad de un flujo sostenido de ingresos.

Un punto a favor es que cada vez son más las empresas que buscan la competitividad con fuentes de conocimiento externas basadas en esta nueva modalidad. Es así como toma fuerza el surgimiento de la figura del nómada del conocimiento o el knowmad, término acuñado por John Moravec, investigador norteamericano, para referir a un profesional cuya materia prima es el conocimiento de una determinada disciplina, y que de manera totalmente independiente pone a disposición dicho conocimiento, con un alto valor añadido, a terceros interesados.

Raquel Roca, autora del libro Knowmads, los trabajadores del futuro, sostiene que dentro de cuatro o cinco años este tipo de trabajadores representarán el 45% de los perfiles laborales futuros, basándose en diversos estudios que apuntan hacia un crecimiento de los trabajadores contingentes. Aunque se debe considerar que también esta forma de trabajo puede configurarse como un modelo de negocio empresarial, como sucede actualmente en Bangalore, India, en donde hay firmas que realizan diversos trabajos por prestación de servicios a nivel global, desde asesorías financieras hasta lectura de exámenes médicos de radiología, en donde sus trabajadores, especializados en varias áreas de conocimiento, tienen alto nivel de autonomía con altos flujos de demanda.

Este caso descrito de Bangalore se relaciona al concepto de los e-nomads, dado que no tienen un lugar fijo para trabajar y utilizan todos los posibles recursos tecnológicos, en esencia los relacionados a dispositivos y aplicaciones, para la prestación de sus servicios. Esta última modalidad virtual desarrolla una alta dependencia tecnológica en los trabajadores, repercutiendo en tendencias a sufrir diversas adicciones, baja autoestima, fatiga mental o agotamiento emocional, por sustitución de relaciones personales por relaciones virtuales.

En América Latina, por otra parte, la tendencia del freelance se basa en la búsqueda de independencia o en la complementación de ingresos, aprovechando las tecnologías que les permite trabajar desde el hogar. Con este tipo de trabajo se da vuelta a la ecuación básica de adaptar la vida al trabajo, dando paso a adaptar el trabajo a la vida.

Una característica importante es que, ante el hecho de depender de la especialización en algún dominio, este tipo de trabajadores necesitan estar actualizándose y renovando sus conocimientos continuamente; y ante el boom de las tecnologías en el siglo XXI, la generación de los millennials es la más capacitada, y la que refleja un alto potencial para adoptar la condición de knowmads.

En cuanto a las ventajas de este modelo de trabajo se puede mencionar la flexibilidad de horarios, la realización de trabajo por objetivos concretos, mayor facilidad para compaginar la vida laboral con la personal y ahorro en tiempo y dinero; sin embargo, también se encuentran desventajas como la inestabilidad por concepto de ingresos y la variabilidad de los mismos, o los tiempos largos de espera para recibir pagos por facturación.

Ahora bien, respecto a la dificultad/facilidad de encontrar clientes para la prestación de los servicios u oferentes de necesidades puntuales, es importante darse a conocer vía redes sociales– como LinkedIn, Facebook y Twitter -, asistir a eventos de networking y utilizar plataformas para freelance en donde se publican ofertas de trabajo como Freelancer, Indeed, Infojobs Freelancer, ODesk, entre otros.

Es así como hoy día se marca la cultura del trabajo independiente, desde cualquier lugar y con disponibilidad 24/7. Sin embargo, se hace necesaria una actitud dispuesta para apropiarse de esta tendencia, no sólo como complementación salarial de un trabajo fijo, sino como un modelo laboral sostenible de forma autónoma, en especial, para emprendedores en busca de nuevas experiencias para aplicar sus conocimientos de oficio o profesionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?