Opinión

  • | 2016/03/09 00:01

    Digitalización, la frontera que convoca a toda la industria TI

    Un aumento de 10% en el nivel de digitalización de un país tiene un impacto de 1% en su Producto Interno Bruto, una cifra nada despreciable que evidencia la importancia de la digitalización empresarial dentro de un ecosistema de negocios.

COMPARTIR

Hace algunos años, eventos de tecnología mundiales como el Mobile World Congress (MWC) reunían a una industria para hablar de innovación desde orillas muchas veces distantes que tocaban temas de virtualización, movilidad, conectividad, etc. No obstante en 2016, de manera sin precedentes, asistimos a citas en las que el horizonte está unificado bajo la tendencia de la digitalización, un tema del que ya se venía hablando como visión de futuro, pero que hoy se presenta como una necesidad… un estándar para seguir adelante en el mercado.

Barcelona (World Mobile Congress) reunió este año no una sino varias discusiones y puntos de vista centrados en la necesidad de adoptar los cambios tecnológicos de manera ágil dentro de los procesos de negocio. Ya no se trata siquiera de hacerse competitivos, sino de evitar la desaparición absoluta.

En Colombia, de la misma manera que ocurre en América Latina, hay debilidades en la adopción de la tecnología, no sólo en términos de compra y actualización de la infraestructura, sino en su integración con los procesos empresariales encaminados a dar un mejor rendimiento y mayor eficiencia, lo que no solo impacta al negocio en particular sino que puede extenderse con un importante beneficio a la economía nacional.

Al respecto, hace apenas unos días el presidente de Telefónica Chile aseguró que un aumento de 10% en el nivel de digitalización de un país tiene un impacto de 1% en su Producto Interno Bruto, una cifra nada despreciable que evidencia la importancia de la digitalización empresarial dentro de un ecosistema de negocios.

En este punto se requiere todo el apoyo del Gobierno, que desde sus políticas y estímulos pueda facilitar y acelerar la adopción. Pero a la par debe haber un compromiso transformacional de innovación en las empresas, desde el que sea posible no solo actualizar ancho de banda y servidores para almacenar archivos, sino desde el que se puedan transformar la manera como se realizan procesos, como se relacionan las marcas con sus clientes, el país con sus ciudadanos y los territorios con sus habitantes.

Para esta digitalización se hace necesario aterrizar novedades o conceptos TI importantes que deben seguir en el mapa, como la automatización y la virtualización, las cuales tendrán más espacio que nunca antes para ajustar las hojas de ruta según los requerimientos puntuales que se presenten.

Esto sin duda impactará en la transformación y en las mejoras de rendimiento de las inversiones, la satisfacción de los usuarios finales y la generación de nuevas fuentes de ingresos en la era digital. Todos aspectos de interés para cualquier vertical productiva en la actualidad.

 

En este mundo el presente avanza rápido, y anticipa como nunca antes un futuro desafiante que está a la vuelta de la esquina. Un futuro que ya se asoma. Allí la competencia es más global que nunca, y demandará conectividad, transformación, innovación y mucha pero mucha digitalización para quienes quieran seguir imponiéndose en el mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?