Opinión

  • | 2016/04/28 00:01

    Deuda pública en Colombia… ya no tan colombiana

    Los inversionistas extranjeros hoy en día son dueños del 18% de la deuda interna emitida por Colombia y si observamos específicamente los TES tasa fija encontramos que son los principales tenedores con un 26,2% del total.

COMPARTIR

Estamos viviendo un momento único en la historia, un momento donde el mundo se encuentra sediento por inflación y nos hemos embarcado en una batalla épica para incrementar el nivel general de precios en las grandes economías del planeta. Esta batalla ha llevado los instrumentos de política monetaria al extremo y actualmente navegamos en aguas desconocidas, las aguas de las tasas de interés negativas:

Fuente: Business Insider UK.

El grafico nos muestra la dramática valorización de los instrumentos de deuda a nivel global; de esta manera, hoy en día el 60% de la deuda emitida en todo el planeta tiene tasas por debajo del 1% y casi el 25% ofrece rentabilidades negativas. Esta situación es preocupante para los administradores de portafolio y los obliga a llevar sus inversiones hacia otros destinos.

Los emergentes son otra historia…

Para bien o para mal varias economías emergentes han experimentado incrementos importantes en la inflación como consecuencia de fenómenos climáticos y la volatilidad en el precio de los commodities, lo que para un país como Colombia se puede ver como un problema que demanda soluciones inmediatas, otros lo ven como una oportunidad de inversión a tasas interesantes. De esta manera, los inversionistas extranjeros hoy en día son dueños del 18% de la deuda interna emitida por Colombia y si observamos específicamente los TES tasa fija encontramos que son los principales tenedores con un 26,2% del total.

La dinámica de compras desde el exterior nos ha beneficiado ayudando a financiar el déficit en cuenta corriente, además ha presionado las tasas de rentabilidad de la deuda pública a la baja con lo que hoy en día se observan tasas negativas en términos reales hasta 8 años en el futuro.

Finalmente, con la participación de los inversionistas extranjeros en máximos históricos, una deuda sobrevalorada y la incertidumbre que ronda el tema petrolero, parece que es solo cuestión de tiempo para que observemos una importante corrección al alza en las tasas de rentabilidad que ofrece la deuda pública en  Colombia. Muchos esperan importantes descensos en la inflación para fin de año acompañados de reducciones en la tasa de política monetaria, ¿qué pasa si la inflación no cede tal vez por la llegada del fenómeno de La Niña?, tal vez se derrumbaría el castillo de naipes y saldríamos del club de las tasas negativas.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?