Opinión

  • | 2016/06/06 00:01

    Cuando los robots nos dejan sin trabajo

    En los últimos 10 años la transformación de la tecnología ha sido exponencial. La expansión del internet a nivel global ha traído nuevas alternativas y soluciones al hombre moderno.

COMPARTIR

La tecnología ha transformado nuestras vidas y la manera como vivimos. En los últimos 10 años la transformación ha sido exponencial, la expansión del internet a nivel global ha traído nuevas alternativas y soluciones al hombre moderno. Los autos eléctricos que se manejan solos, el reloj inteligente, las cámaras voladoras, los procesadores ultra-rápidos, el consumo colaborativo (o más conocido como “sharing economy”) como AirBnB o Uber, entre muchos otros inventos, ya son accesibles para la masa y no sólo para la imaginación de los productores de cine.

Podríamos afirmar que la automatización a través de la tecnología nos ha hecho la vida más fácil para el ser humano, sin embargo, no es tan evidente la amenaza que genera para muchos de nosotros y el mayor riesgo que tenemos de perder nuestro trabajo por culpa de los robots. Las máquinas sólo requieren mantenimiento para trabajar y no seguro de salud, seguro de vida, fondo para retiro, ni días de vacaciones o de enfermedad, además del riesgo que mitigan las empresas de tener un mal empleado.

La historia ha evidenciado el peligro de la innovación. En 1800, el 80% de la fuerza laboral de los Estados Unidos se encontraba en el campo. Con la industrialización, muchos perdieron sus trabajos y se vieron obligados a buscar trabajo en la ciudad o no participar más en el mercado laboral. Actualmente solo el 2% de la fuerza laboral en Estados Unidos trabaja en el campo.

De acuerdo a la Universidad de Oxford, 47% de los trabajos en Estados Unidos serán automatizados en las próximas dos décadas. Un tercio de los americanos que se graduaron en materias de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, se encuentran en posiciones que no requieren dicho grado. La amenaza de la automatización es para toda industria y escala jerárquica posible.

Mayor productividad, menor intervención humana

La automatización es la razón principal por la que no estamos viendo crecimiento en los salarios en los países desarrollados, y recortes laborales a pesar de empresas que generan mayores ingresos. No obstante la productividad de las empresas sigue en aumento. En los 2000, la industria financiera en Nueva York empleaba 150,000 trabajos, en 2013 esta cifra se ha reducido a 100,000 puestos, no obstante las utilidades de los bancos se han multiplicado durante este periodo. En contraste, vemos otras industrias que muestran un alto nivel de productividad por empleado. En 2012, Facebook, compró Instagram por $1Bln cuando tenía 13 empleados, es decir $77MM por empleado. En 2014 compró Whatsapp, con 55 empleados, por $19Bln, es decir $345MM por empleado.

Mi intención no es deprimirlo al inquietarlo que no tendrá trabajo en los próximos años, más sin embargo advertir sobre la necesidad de reinventarnos para los tiempos modernos. En este sentido, es necesario que empecemos a preparar nuestras capacidades en lo que somos buenos y que los robots estén muy lejos de hacerlo. Asimismo desde un punto de vista económico, es clave generar ingresos adicionales que no sólo dependan de nuestro trabajo.  De otra manera, la automatización nos tocará la puerta cuando ya sea muy tarde para enfrentarla. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?