Opinión

  • | 2017/09/13 00:01

    ¿Correrá Ecopetrol la suerte de Telecom?

    La Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Telecom, en la última mitad del siglo pasado era una de las compañías más prósperas y rentables del país. El por qué y cómo se derrumbó - en un periodo muy breve de tiempo - seguirá siendo fuente de amplios debates.

COMPARTIR

La Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Telecom, en la última mitad del siglo pasado era una de las compañías más prósperas y rentables del país. El por qué y cómo se derrumbó - en un periodo muy breve de tiempo - seguirá siendo fuente de amplios debates. En medio de una muy baja productividad laboral y de un mercado cambiante, Telecom no anticipó, y no pudo enfrentar la llegada de los celulares y de la competencia en el monopolio de las llamadas de larga distancia. Internamente, Telecom tenía igualmente serios problemas: corrupción, burocracia, ineficiencia en su operación, e insostenible presión sindical.

Durante la década de los 80 los ingresos de los trabajadores – y sobre todo la carga prestacional – crecían en forma exagerada, bastante por encima de la inflación. Muchos temían, y no les faltaba razón, que esta empresa estuviera siguiendo los pasos hacia la quiebra, como había ocurrido en Colpuertos y Ferrocarriles Nacionales. Telecom llegó a tener cerca de 16.000 funcionarios cuando hubiera podido seguir operando y sobrevivir con la tercera parte; y nunca pudo racionalizar la plantilla porque una serie de sindicatos, tan miopes como recalcitrantes, no permitieron hacerlo.

Visite: Los retos de Felipe Bayón, el nuevo ‘piloto‘ de Ecopetrol

Ecopetrol no es Telecom, pero si no se despabila y empieza desde ya a diseñar estrategias para enfrentar las cambiantes tendencias en lo que a combustibles se refiere, puede llegar a correr la misma suerte. El primero y principal reto de Ecopetrol es que, al dejar de existir en un futuro no muy lejano el motor de combustión interna, el petróleo como combustible va perder toda importancia: entre el 60 y el 70 por ciento del crudo se convierte en combustible liquido ya sea como gasolina, diesel, ‘bunker fuel’, o gasolina de aviación.

Para ilustrar la eventual, pero irreversible desaparición del motor de combustión interna, varios de los principales fabricantes de automóviles del mundo, como la Volvo, la Porsche y la BMW, han anunciado que antes del 2025 van a dejar de producir este tipo de motores y se van a concentrar exclusivamente en el vehículos eléctricos. Algunos países de Europa y la China también han anunciado que a más tardar en el 2040 van a prohibir la circulación de vehículos con motores de combustión interna. La Shell estima que antes del 2030 la demanda por el petróleo va a empezar a decaer.

¿Está Ecopetrol condenada a desaparecer? La respuesta es no, pero un no calificado. No se debe olvidar que alrededor del 30 por ciento del crudo tiene otros usos diferentes al combustible. Por otra parte, hasta que no se logre perfeccionar fuentes de energía eléctrica totalmente limpias como puede ser la solar y la eólica, el mundo y Colombia se deben concentrar en aumentar la generación eléctrica por medio del gas y de biomasa. Ecopetrol debería concentrar como mínimo el 80 por ciento de sus recursos en la exploración y explotación de las reservas gasíferas aunque ello implique desviar recursos de la exploración petrolífera. De todas maneras, los yacimientos de gas están generalmente asociados con aquellos de petróleo.

Lea también: En la lupa Cemargos, Ecopetrol y Canacol por huracán Harvey

Pero posiblemente el principal cambio que debe estudiar, analizar e implementar Ecopetrol es evolucionar pasando de ser una empresa petrolera a ser una empresa energética, incluyendo la generación, transporte y distribución de electricidad. El hacerlo necesariamente va a implicar una serie de cambios fundamentales en el objeto social, en el ‘modelo de negocio’, en la estructura gerencial y productiva, en la plantilla, y en toda la organización. Bien haría la Ecopetrol en estudiar el caso de la Compañía de Petróleo y Gas de Dinamarca, DONG, que de acuerdo a reciente informe del Wall Street Journal ha decido abandonar todos sus negocios de hidrocarburos para dedicarse exclusivamente a la generación eléctrica a través de energías limpias.

No hacer ningún cambio y seguir el rumbo actual, implica que Ecopetrol va a correr la misma suerte de Telecom. ¡Ojalá que los accionistas dentro del gobierno, la administración de la empresa, y el poderoso sindicato se den cuenta que entre más rápido se hagan los ajustes, más son las posibilidades de sobrevivir!

Recomendado: Ecopetrol activó plan de contingencia por atentado en Caño Limón

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.