Opinión

  • | 2016/08/30 00:01

    ¿Contribuyen las empresas a la sociedad?

    Las organizaciones que empiezan a incrementar su nivel de confianza son las que se responsabilizan de manera efectiva con la sociedad y retornan a la misma de una manera equilibrada.

COMPARTIR

 Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla”, Warren Buffet.

Cuando es evidente, para empleados y la sociedad, que el único interés de la empresa es la generación de utilidades y que su actividad solo está en función del beneficio propio, disminuye la confianza y por ende su reputación. Tener políticas de responsabilidad social corporativa y cumplir con lo que se promete, mejora los resultados que puede obtener una organización.

Las organizaciones socialmente responsables prosperan, tal y como lo muestra la siguiente comparación:

Lea también: ¿Cómo diferenciar un buen proceso de coaching de uno no efectivo?

Si esto es una realidad que se puede medir, valdría la pena tener una política clara en este sentido, y preguntarse:

1. ¿Cuáles son nuestros valores en relación a la sociedad? Al identificar estos valores, se podrá observar qué tan lejos o cerca está el enfoque de la organización con el bien común y permite que haya una congruencia entre los valores, creencias y conductas que exhibe la organización.

2. ¿Qué pensamos hacer para contribuir a la sociedad? Tener un plan claro de acción, contribuye a que se vea el interés genuino y la preocupación por el entorno. Buscar el beneficio mutuo, es actuar por los intereses de los demás, como un gana-gana en donde si a la empresa le va bien, también devuelve.

Lea también: El talento que pierden las empresas

3. ¿Qué somos capaces de hacer de manera única para contribuir con la sociedad? Buscar el tipo de talentos que tienen las personas de la organización, habilidades, conocimientos y porqué no el estilo mismo de la organización, puede significar escoger los programas adecuados, donde la empresa aportará más valor desde lo que sabe hacer. No se trata de enviar un donativo, incluirlo en el reporte anual y quedar con la consciencia tranquila, es poner al servicio de la sociedad los talentos y capacidades de la organización.

4. ¿Qué hemos hecho ya para contribuir con la sociedad? Revisar el desempeño y el historial permite centrarse realmente en determinar si se está maduro o no en el tema. Si la respuesta es, por ejemplo, que algunos empleados fueron a “regaña dientes” a construir casas para personas en condición de pobreza, la compañía estará muy lejos de una política integral que de verdad ayude a que se integre más empresa y sociedad.

Mejorar la intención de tener un programa de Responsabilidad Social y declarar cuáles son los intereses de la empresa en este sentido, ayuda a que los niveles de confianza aumenten. Sin embargo estos niveles se mantendrán y elevarán, si se ven hechos reales y tangibles. No basta con políticas de papel, es hora de actuar y hacer una contribución diferenciadora a la sociedad.

Lea también: ¿Para qué hacer entrevistas por competencias?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?