Opinión

  • | 2014/04/01 11:00

    El secreto del negocio más rentable es explotar su marca personal

    Con seguridad se ha preguntado qué hacer para conseguir un ascenso, cómo lograr un aumento de sueldo o cómo proyectarse y tener mayor visibilidad en la empresa. Opinión de Álvaro Bonilla.*

COMPARTIR

Son las preguntas que siempre me lleva a considerar como coach empresarial la constante queja de muchas personas que sienten que no tienen ni voz ni voto en su trabajo, que su gestión pasa desapercibida y que, aunque les cueste admitirlo, son fácilmente remplazables.

Según un artículo que fue publicado en la Revista Fast Company hace dos décadas, “The Brand called you”, escrito por Tom Peters, “cada uno de nosotros es el Director General de su propia empresa: YO, S.A. En el entorno laboral, nuestro trabajo más importante es ser el principal vendedor de la marca que denominamos: YO, S.A”. Ese texto y su autor fueron los pioneros de lo que actualmente se conoce como la Marca Personal y que destaca el valor que tenemos las personas y el trabajo que deberíamos realizar para dejar de ser el secreto mejor guardado mientras que otros se llevan los premios y el reconocimiento.

Pero ¿Usted cómo puede descubrir y explotar su marca personal? Lo primero que debe hacer es plantearse las siguientes preguntas: ¿Qué lo apasiona?, ¿Cuáles son sus principales cualidades y cómo puede potenciarlas en función de su trabajo?, ¿Qué habilidades y destrezas son las que más recuerda la gente de usted? y ¿De qué manera puede comunicar efectivamente lo que sabe y lo que hace?

La metodología de marca personal busca que el empleado o empresario deje a un lado la pasividad y tome el control de su vida profesional. Se puede lograr cuando la persona es consciente que está en un entorno competitivo y que necesita agregar valor para poder sobresalir, que debe analizar detenidamente cuál es la percepción que los demás tienen de ella y cuando es capas de apostar todo para encontrar un ecosistema en la empresa que se adecué a lo que le gusta y donde sea valorado. Lo más importante es que recuerde que el “todo vale” no tiene cabida cuando se habla de marca personal.

Si usted se piensa como Yo S.A, empezará a tomar conciencia que usted es quien define su futuro laboral y que tiene la libertad de crearlo considerando cuál es su misión y su propósito vital, de tal manera que se unan lo que le gusta hacer con su fuente de ingreso. Es el mundo ideal ¿no es verdad?

La gente tiende a pensar que esto es irrealizable y que si el trabajo fuera agradable no sería trabajo o por lo menos no le pagarían por hacerlo, y que la pasividad y el hacer caso, así como la frase de “si le gusta a mi jefe a mí me gusta más” lo llevará a ganar mejor dinero y a tener un mayor liderazgo. Pero la realidad no es así. Si hablamos de marca personal hablamos de una identidad clara, donde usted decide.

¿Cómo hacerlo? La propuesta de pensarnos como marca personal nos lleva a darle un valor a lo que hacemos y a movernos a entornos que nos permitan ser mejor remunerados y tener una mayor valoración. Le propongo cinco pasos para que empiece a lograrlo:

1. Piense si en verdad está feliz en su trabajo y si aquello que hace diariamente es una costumbre o es una pasión que lo lleva a sentirse realizado.

2. Reflexione sobre sus metas personas y proyéctese en el futuro, ¿Siente que está en el camino o por el contrario se ha dejado llevar por mantener la estabilidad y la seguridad?

3. Diseñe una oferta profesional valiosa, trascienda el simplemente obedecer y construya una forma de aportar valor a su organización desde su potencial. Si siente que su voz es acallada o ignorada, y esto es un patrón constante, permítase pensar en la posibilidad de tomar decisiones radicales.

4. Piense en grande. ¿Qué pasaría si decide pensar no como un empleado que cumple ciertas tareas sino como un profesional de referencia?

5. Conéctese, involúcrese en círculos profesionales, laborales, asista a congresos, seminarios y encuentros que le permitan relacionarse con otros. Diseñe una tarjeta personal, no la de su empresa, y compártala, permita que las personas conozcan lo que hace y atraiga nuevas posibilidades a su vida profesional.

Cuando usted logre trascender en el concepto mismo de “currículum” o hacer la tradicional hoja de vida y de responder a lo que dice el manual, estará en la capacidad de desarrollar la mentalidad de un deportista de alto rendimiento, subirá sus estándares, incrementará su valor en el mercado y encontrará un ecosistema rico en oportunidades.

Súmele a sus habilidades, además la posibilidad de ser feliz en lo que hace, esa misma felicidad que en ocasiones es tan difícil de encontrar cuando el ser humano termina disfrazado de empleado o funcionario.

* Consultor y Coach Empresarial – Docente Universidad de La Sabana
@naxxxos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?