Opinión

  • | 2016/02/16 00:01

    Guía para entender a un millenial

    Los millenials se están convirtiendo en mayoría en la fuerza laboral, pero sus estilos de trabajo y formas de ver el mundo están retando a las organizaciones. Entender cómo piensan puede ayudarle a marcar la diferencia.

COMPARTIR

Uno de los retos más generalizados a los que se enfrentan las áreas de Recursos Humanos es la disminución de la rotación de personal; especialmente desde que entraron los millenials al mundo laboral, pues las reglas del juego comenzaron a cambiar.

Los millenials, también conocidos como la generación Y, son personas nacidas entre 1980 y 1995. Esta generación se siente intrínsecamente motivada por vivir y trabajar de maneras que les permitan explotar sus capacidades al máximo y expresar libremente su creatividad, les gusta trabajar con otros, sienten un profundo compromiso por las causas sociales y son altamente comprometidos cuando están motivados. Además, son la generación más preparada (65% de ellos posee un títlo universitario), fueron los primeros en tener acceso a internet desde sus años escolares, y sueñan con controlar su tiempo y encontrar un balance entre su vida personal y profesional (70% de ellos quieren comenzar un negocio o ya son empresarios).

Lea también: Los millennials ya no quieren quedarse en un solo trabajo durante toda su vida 

Sin embargo, la hiperconectividad en la que se encuentran inmersos hace que sus vidas vayan a ritmos acelerados y es por esto que se aburren rápido con la rutina, lo que se deriva en una necesidad constante de cambio y retroalimentación por parte de sus superiores. Pero dado que las compañías aún están tratando de decifrarlos, los índices de rotación de esta generación son muy altos y en la mayoría de las veces se debe por la falta de motivación y por el deseo de vivir experiencias auténticas que transformen sus vidas. El problema es que en los próximos 10 años ellos representarán el 75% de la fuerza laboral mundial, y según una reciente encuesta de Deloitte, el 75% de los colombianos de esta generación, esperan dejar su puesto de trabajo en menos de 5 años, por lo que si no se desarrollan estrategias para retenerlos, los niveles de innovación y gestión de conocimiento en las empresas se seguirán viendo afectados. Lo anterior puede sonar desolador, pero como la acción vence el miedo, a continuación enumero algunos tips que pueden ayudarle a mantener a esta generación motivada.

Lo primero que hay que entender, es que los millenials valoran mucho la integridad y sus valores personales, por tanto, si estos no están alineados con los de la empresa, no espere contar con ellos mucho tiempo. Demúestrele el impacto que tiene su trabajo tanto en el negocio como la sociedad y sea coherente con sus estrategias de sostenbilidad social y ambiental.

Además, esfuércese por construir confianza y por demostrar de forma auténtica lo mucho que aprecia sus habilidades; pues la lealtad de un millenial se basa en el mutuo entendimiento y en el apoyo a su plan de carrera, por eso, asignarles un mentor será siempre una buena estrategia, que no solo contribuye con el crecimiento profesional, sino que también afianza los sentimientos de pertenencia.

Así mismo, déles libertad, lo que se traduce en oportunidades de trabajo remoto, horarios flexibles y trabajo por resultados más allá de tener que calentar la silla, porque entre más se les controle, más ganas tendrán de salir corriendo. Finalmente,  relájese, acepte la diferencia, y permítales sacarlo de su zona de confort; porque así, y solo así, es como se transforma el futuro.

Lea también: La generación de los millennials rompe con los esquemas de “la vida perfecta”

Lea también: Los millennials le abren paso a una generación totalmente digital y emprendedora

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?