Opinión

  • | 2016/09/19 00:01

    Colombianos, las leyes nos dieron la libertad, la tecnología nos dará la prosperidad

    ¿Qué tienen en común Bill Gates, Elon Musk, Steve Jobs? Este artículo no es sobre ninguno de ellos, es sobre alguien más cercano a la realidad y las dificultades del emprendimiento en Colombia.

COMPARTIR

¿Qué tienen en común estas tres personas? Bill Gates, Elon Musk, Steve Jobs. Este artículo no es sobre ninguno de ellos, es sobre alguien más cercano a la realidad y las dificultades del emprendimiento en Colombia.

Alto IQ, genios de los computadores relacionados con Silicon Valley. Creadores de compañías con valoración de billones de dólares. Historias de emprendimiento y lucha por los sueños que son dignas de admiración: Microsoft, Tesla, Spacex, Apple. Definitivamente, fueron protagonistas de la historia de finales del siglo XX y principios del siglo XXI.

Sin embargo, hay una historia de emprendimiento que se ajusta más a la realidad colombiana. Esta es la historia de un personaje que sufrió de desnutrición infantil, que nació en la provincia de Hangzhou a finales de los 80. Sus padres, si bien eran alegres y trabajadores, vivían al margen de la pobreza.

La dificultad nunca interrumpió la sed por conocer el mundo. Así que nuestro joven protagonista de la historia se ofreció como guía turístico, mientras trataba de capturar algunas palabras en inglés.

Después de varios intentos logró convertirse en profesor de inglés y entender los cambios que se estaban gestando en el mundo. Ahorra dinero y viaja a Estados Unidos. En su viaje se entera de primera mano de la existencia de internet. Sin embargo, este no fue el gran acontecimiento de su vida, el gran secreto que descubrió este joven es que no existía ninguna página de internet sobre China. 

Lea también: Paz, blockchain y la anti-globalización: una oportunidad histórica

Volvió a China y convenció a varios de sus amigos a que invirtieran US$19.000 para crear las páginas amarillas de internet. En pocos años convertirían esta inversión en US$800.000 y se lanzarían a crear la mayor tienda de internet del mundo, Alibaba.

Jack Ma, el protagonista de nuestra historia, no era un genio de los computadores, es más, no sabía programar una línea de código. Sin embargo, tuvo la macro visión de entender las fuerzas más importantes después de la caída del muro de Berlín en 1989: la globalización e Internet.

Las megatendencias de hoy:  La antiglobalización, robots e internet de las cosas

Esas fuerzas, hoy por hoy, están cambiando. Ejemplo de esto es el Brexit, el terrorismo y los diferentes movimientos políticos anti-inmigración en EEUU y Europa.

El modelo donde la mano de obra barata se encontraba en China, Latinoamérica y  países en desarrollo, y la producción de valor agregado se realizaba en Estados Unidos y Europa, ya no es válido. Los robots van a ser un 16% más baratos que la manufactura humana.

Lea también: Bancos centrales: los dioses de la confianza

¿Van las máquinas a reemplazar al hombre?

Vamos a vivir un escenario como el descrito en terminator o los hermanos wachowski en Matrix.

En Macrowise no creemos esto, creemos que van a ser complementos necesarios para que el hombre conquiste el espacio y pueda aumentar las capacidades cognitivas. Así como Steve Jobs decía que los computadores se convertirán en las bicicletas del cerebro, los robots y los primeros prototipos de inteligencia artificial nos permitirán hacer labores que  nunca soñamos.

Sin embargo, esta nueva configuración de la estructura productiva mundial va a ocasionar crisis, problemas sociales y descontento en el corto plazo, especialmente en los países con bajo desarrollo tecnológico.

Lea también: Donald Trump y la antiglobalización

Latinoamérica tiene un atraso tecnológico enorme. Especialmente porque la mayoría de tecnología la importamos, mientras países como Corea del Sur tienen una base manufacturera robusta.

Exportaciones de Colombia y el desarrollo tecnológico

La gráfica 4 muestra claramente que nosotros exportamos $56,5 billones enfocados en petróleo, carbón, café y otras materias primas. Solo por tener una escala, Microsoft compró LinkedIn por US$26,2 billones. Es decir, ¡esa compañía representa casi la mitad de lo que todos los colombianos exportamos como sociedad!

Ahora, hagamos la comparación con Corea del Sur, un país que también vivió las atrocidades de la guerra y que logró convertirse en un país desarrollado en 30 años.

La gráfica 5 muestra que las exportaciones de Corea del Sur son de la escala de 10 veces más que la exportaciones de Colombia. A diferencia de nosotros, su producción no está concentrada. Los surcoreanos exportan activamente semiconductores, son líderes en la industria química y en el complejo automotriz. Estas industrias son matrices para el desarrollo tecnológico de una nación.

Colombia tiene una gran oportunidad si sabemos explotar mejor estas nuevas mega tendencias. La antiglobalización significa que debemos crecer endógenamente y bajo las influencias del internet de las cosas y el crecimiento de los robots en nuestra sociedad.

Así como la industria automotriz desarrolló todo un complejo que contribuyó al desarrollo de los países en el siglo XX, el complejo de la industria robótica va a ser clave para el desarrollo en el siglo XXI, esto significa baterías, motores, software, sensores, internet de las cosas, etc.

Necesitamos una política de Estado de desarrollo tecnológico, pero también una actitud de toma de riesgo empresarial en un sector que puede ser tremendamente prometedor.

Lea también: El petróleo más allá del pensamiento de grupo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?