Opinión

  • | 2016/07/27 00:01

    Colombia está superando la brecha de habilidades TI

    Aunque en Latinoamérica aún tenemos un déficit de 449.000 profesionales de tecnología y dicha brecha crecerá hasta el 32 % en 2019, Colombia ha sido uno de los pocos países de la región que está reduciendo esa diferencia, según un reciente estudio de Cisco comisionado a IDC.

COMPARTIR

Esta semana recibimos la excelente noticia de que Colombia le está dando la  importancia que se merece a educar a las personas para que ingresen y lideren el mercado tecnológico del país, uno que según recientes mediciones aumenta a buen ritmo, con un CAGR 2015-2019 de 4,2 %.

 De acuerdo con el estudio revelado la semana anterior por la tecnológica Cisco, en 2015 se necesitaron 28.350 trabajadores a tiempo completo para esta industria, una cifra que sigue siendo alta, pero que según las proyecciones del documento se reducirá a 25.195 en 2019.

 Una excelente noticia, ya que esto significa que la brecha TI en Colombia pasará del 30 % del el año pasado al 22 % que se proyecta en tres años.

 Esto hablando de las habilidades tradicionales, como Routing, Switching, Seguridad, Redes inalámbricas, VoIP o Comunicaciones Unificadas, por ejemplo, en donde el Gobierno Nacional, la Academia y el sector privado han hecho un excelente esfuerzo para diversificar y masificar su estudio con programas gratuitos en instituciones fundamentales como el SENA.

 Sin embargo, aunque la tendencia es a reducir esta brecha de habilidades, su impacto no ha sido el mismo en las capacidades emergentes, como la digitalización, el video, la nube, la movilidad, los centro de datos y virtualización, el Big data, la Ciberseguridad, el Internet de las Cosas (IoT) o el Desarrollo de software. Ahí, Colombia todavía tiene mucho trabajo por hacer.

 El país enfrenta un bache del 66 % en esas nuevas habilidades, según el estudio de Cisco, sobre todo en innovaciones como el Big Data o el IoT, en el que solo el 13 % de las empresas ha incursionado en proyectos de este tipo.

 Precisamente, el estudio resalta que el 25 % de las empresas en América Latina y el 33 % en Colombia piensan en la red como una plataforma de colaboración que debe ser dominada por los profesionales del sector, así como que el 89 % de las empresas en el país tiene gran interés en las capacidades de Ciberseguridad, uno de los nuevos campos de conocimiento apreciados por los empleadores.

 Otras habilidades identificadas por el estudio y que son importantes a la hora de adquirir un trabajo tecnológico han sorprendido a los investigadores. El manejo de un segundo idioma, sobre todo el inglés, así como la capacidad de trabajo en equipo, emprendimiento, comunicación y resolución de problemas son ahora tan importantes como su conocimiento técnico o de desarrollo.

 Precisamente, esto ha quedado demostrado con la política marcada de las empresas colombianas de contratar profesionales con menos de 2 años de experiencia y capacitarlos si sus habilidades alternas son lo suficientemente fuertes como para aportarle algo a las compañías.  El 66 % de las empresas piensan esto, lo que ubica a Colombia en el segundo puesto detrás de Brasil (72 %).

 Otro punto en el que se hace énfasis es en la necesidad de involucrar a más mujeres en los equipos tecnológicos y de redes. La presencia de profesionales de género femenino en este tipo de grupos laborales alcanza apenas el 0,6 % Colombia, aunque se destaca que las empresas sí las están contratando pero que cada vez menos mujeres están interesadas en este tipo de carreras.

 Este panorama nos da una idea de cómo se está moviendo esta industria en el país, una que por sus características ha ofrecido un repunte a la economía nacional y que ahora enfrenta el reto de seguir cerrando la brecha entre los profesionales que se necesitan y los jóvenes que deciden embarcarse en esta aventura. ¿Estamos preparados para alentarlos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?