| 1/5/2017 12:01:00 AM

CCB: Orgullo de Bogotá y de Colombia

La Cámara de Comercio de Bogotá ha presentado un avance sustancial en los procesos de apoyo al desarrollo de las capacidades empresariales mejorando el entorno para los negocios, principalmente concentrados.

Víctor Hugo Malagón, columnista online.

por Víctor Hugo Malagón

En este país del “sagrado corazón” muchas cosas han sido, son y seguirán siendo duramente criticables y criticadas. Algunos compatriotas dicen incluso que el deporte nacional es la crítica (no constructiva) después de la envidia, pues afirman, con la razón que les brinda la sabiduría popular, que en Colombia la principal causa de muerte es “la envidia”.

Y en efecto, cuando se revisan las noticias, cuando se oyen y se ven los noticieros, cuando se debate formal o informalmente sobre los temas del día, cuando uno mismo se detiene a reflexionar sobre grandes temas y necesidades del país y de la sociedad, suele caer en una especie de pesimismo y por supuesto criticar el funcionamiento de muchas instancias económicas, empresariales, políticas y sociales que obstaculizan el desarrollo del país; solo para mencionar algunos ejemplos: la preocupación sobre las graves dificultades de nuestro sistema de justicia, o los impactos de las disposiciones tributarias sobre diferentes sectores económicos, o los vacíos e incertidumbres en el inminente proceso de reintegración de las FARC a la vida civil y política, ni que decir de los graves retos en materia de lucha contra la corrupción que se evidencian todos los días desde diversos escenarios.   

Pocas veces, usamos ese mismo ánimo (muy colombiano a decir verdad) para reconocer, felicitar y valorar logros y avances tangibles en temas empresariales, políticos o sociales.  Como bien sabe mi querido lector, esta tribuna ha procurado abrir un espacio para el reconocimiento de avances, para la valoración de iniciativas que construyen valor, para la insistencia de que la paz se construye todos los días con actitudes y comportamientos concretos de ciudadanos de bien, para promover una cultura de la crítica pero sustentada siempre en el ánimo de construir, nunca de destruir.

Por eso quiero dedicar esta primera reflexión del año 2017 a un reconocimiento que me surge a propósito de una vivencia real y personal. En lo personal, el 2016 fue un año de profundización en varios frentes, particularmente la consolidación de mis propios proyectos empresariales, lo que me ha supuesto estar más activamente vinculado a todas la implicaciones que ello supone en términos de trámites, registros, negociaciones, dirección estratégica, gestión administrativa, financiera, tributaria, al relacionamiento con grupos de interés y muchos etcéteras a los que continuamente, todas las empresas sin importar su tamaño, su modelo de sociedad o su sector económico.  

Lea también: Ascolfa plataforma privilegiada para el díalogo Universidad - Empresa

Debo hacer un reconocimiento público y ofrecer mi aplauso de felicitación a las cámaras de comercio en general y particularmente, por supuesto, a la querida Cámara de Comercio de Bogotá, en cabeza de la Dra. Mónica De Greiff, por el avance sustancial en los procesos de apoyo al desarrollo de las capacidades empresariales mejorando el entorno para los negocios, principalmente concentrados, desde mi punto de vista, en:

  • Creación, fortalecimiento y registro de empresas

Es admirable ver y ser usuario de una amplia gama de servicios, no sólo para el registro y creación de las empresas sino para la evaluación de plan o idea de negocio, la conceptualización para la creación de la empresa, la evaluación de las empresas ya existentes y su oportunidad de fortalecimiento sectorial y de clusters, y por supuesto también, y no menos importante, la eficiencia y celeridad en los procesos de matrícula, registro de proponentes, actas, trámites y certificados electrónicos, cuya facilidad, agilidad y soporte en TIC´s  las ubican en un nivel de alta competitividad que definitivamente favorece el entorno de negocios. Pero así como reconozco y destaco los avances en la tecnología y la eficiencia que ellos conllevan, debo destacar también la gran calidad humana y alto grado de compromiso de todos los funcionarios que denota un fuerte y comprometido liderazgo humano en esta organización. Baste con evidenciar el compromiso decidido de los directores de las sedes en liderar directamente procesos como la atención a los usuarios en fechas tan complejas por la demanda de servicios, como las del final del año. No sólo mi experiencia particular en la sede norte – bajo el liderazgo de la Dra. Catalina Díaz – sino la experiencia de los usuarios en las distintas sedes de la CCB a lo largo y ancho de la ciudad dan cuenta de ese compromiso y de ese humanismo que le pone un sello de altísima calidad al servicio que ofrece esta entidad empeñada en el desarrollo y sostenibilidad de nuestra Bogotá-Región.

  • Servicios correlacionados con el desarrollo empresarial

Además de los ámbitos ya mencionados, es indiscutible el liderazgo de la cámara de comercio en el fomento de una cultura del buen gobierno corporativo a través de los modelos de resolución alternativa de diferencias, y por supuesto de su centro de arbitraje y conciliación; el liderazgo en los temas de desarrollo de la ciudad región a través de programas destacados como: seguridad ciudadana,  entorno competitivo, especialización inteligente, construcción de Paz y aquellos temas tan cercanos a mis afectos como valor compartido, responsabilidad social corporativa y sostenibilidad; todo lo anterior alimentado también en diversos y rigurosos programas de capacitación y formación, en los que el conocimiento se entiende como uno de los ejes fundamentales para el desarrollo.

Lea también: Cali: Ejemplo de coordinación interinstitucional

  • Filiales para el desarrollo empresarial

Esta importante capacidad de la cámara de comercio se refuerza con la acción de 5 destacadas filiales que demuestran nuevamente el compromiso de la entidad, cada una con destacados  proyectos como la fundación universitaria empresarial Uniempresarial con su visionario modelo de formación dual a nivel profesional convirtiéndose en un ejemplo maravilloso de diálogo pertinente entre academia y sector productivo; la agencia de promoción y atracción de inversiones para la capital Invest in Bogotá; el liderazgo nacional y latinoamericano de nuestro centro de exposiciones y ferias Corferias; el desarrollo de proyectos de ciudad como Mundo Aventura a través de Corparques; la gestión ambiental empresarial eficiente y replicable que incrementa la productividad y la creación de valor compartido a través  de la corporación ambiental empresarial CAEM; y por supuesto el liderazgo también regional en la certificación digital abierta que provee la seguridad jurídica y tecnológica en entornos electrónicos con desempeño de clase mundial a través de Certicámara.

Esto es apenas una aproximación de quien ha tenido la oportunidad de ser colaborador, amigo pero sobre todo usuario y beneficiario de la cámara de comercio de Bogotá, y siento de corazón que el reconocimiento de todos los actores económicos y sociales de Bogotá – Región debe traducirse en una mayor apropiación social y conocimiento de esta entidad orgullo de los bogotanos y del país.

Lea también: Más humanidad y menos mezquindad

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.