Opinión

  • | 2016/03/04 00:01

    Brexit: Reino Unido vs Unión Europea

    Sólo el 15% de los habitantes del Reino Unido se sienten "europeos", frente al 64% que se consideran estrictamente "británicos".

COMPARTIR

El referéndum programado para el 23 de junio sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la UE (Brexit) puede tener implicaciones muy profundas sobre las economías europeas. En este tipo de referéndum suele ganar la opción de mantener el statu quo vigente, pero los resultados están tan abiertos como en el caso de Escocia: la opción de permanencia es el escenario más probable pero la contraria es factible.

A pesar de que el reciente acuerdo entre el primer ministro británico y la UE, alcanzado el 19 de febrero, conllevaba un apoyo de Cameron en favor de la permanencia, algunos miembros muy relevantes de su partido se han opuesto públicamente. El caso más relevante es el del alcalde de Londres y preocupa su influencia sobre el elevado número de indecisos (14% de la población), en unos resultados que se anticipan apretados: las encuestas otorgan sólo 10 p.p. de ventaja a favor de la permanencia en la UE (48% vs 38%).

Un Brexit es un escenario adverso y las consecuencias dependerán de los términos de la salida, que pueden ser negociados a posteriori. Los escenarios son muy variados, dependiendo de qué tipo de relación decidan mantener Reino Unido y la UE en el futuro. Podría ser muy estrecha, como es el caso de Noruega (no miembro de la UE pero sí del Área Económica Europea) o convertirse en una separación completa, con total repatriación de poderes y que sean criterios de la OMC los que regulen las futuras relaciones comerciales con la UE. Entre estas opciones hay también posibilidades intermedias, que vendrían determinadas por negociaciones bilaterales como es el caso de Suiza (una de las opciones con mayor apoyo en Reino Unido). Pero estas negociaciones ni serán rápidas ni fáciles. Por ejemplo, los principales acuerdos bilaterales de Suiza con la UE tardaron en cerrarse más de 5 años, no cubren los servicios financieros y Suiza tuvo que aceptar el principio europeo de libre movimiento de personas, que Reino Unido quiere bloquear.

Los análisis de costes/beneficios son muy dispares pero pueden extraerse algunas conclusiones de interés:

- Lo más probable es que un Brexit sea negativo tanto para Reino Unido como para la UE. Los elevados costes de la ruptura de integración en los mercados de bienes y servicios hacen muy dudoso que las pérdidas potenciales de Reino Unido puedan suponer ganancias para el resto de la UE, en forma de sustitución de inversión, empleo, etc. Además, Reino Unido es un contribuidor neto al presupuesto de la UE y, por tanto, su salida supondría una pérdida de recursos que tendría que ser asumida por otros miembros de la UE, seguramente en gran parte por Alemania.

- Debido a los diferentes tamaños relativos, es razonable pensar que el Reino Unido es mucho más sensible a este shock que el resto de la UE. Reino Unido pesa un 16% de la UE y exporta un 13% del PIB a la UE, frente a un 2,6% del PIB que suponen las exportaciones de la UE hacia Reino Unido. Los otros mayores perdedores serían Irlanda, Malta y Luxemburgo por sus fuertes relaciones con el sector financiero británico.

- El rango de estimaciones de los efectos de un Brexit sobre el PIB de Reino Unido oscila entre una pérdida permanente del -14% y una ganancia del +1%, a horizontes de largo plazo. No obstante, la mayoría de ellas se encuentran entre un pérdida del -2,5% y -0,5% del PIB, asumiendo que la ruptura no sea especialmente traumática (escenario que, a priori, parece más probable). Por otra parte, un menor PIB significaría un deterioro en las variables fiscales y probablemente de la calificación crediticia.

- En el caso del resto de la UE, las estimaciones del coste de un Brexit son mucho más moderadas (inferiores al 0,5% del PIB, en media) y menos dependientes del tipo de relación que se establezca finalmente con el Reino Unido. No obstante, sería desigual por países; por ejemplo, en el caso de Irlanda (el más sensible, excluyendo a Reino Unido), el coste podría ser más elevado (algo superior al 2% del PIB).

Lea también: ¿Por qué Reino Unido se plantea un referendo para salir de la Unión Europea?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?