Opinión

  • | 2016/08/21 00:00

    ¡Ahora es el momento para visitar Cuba!

    Tanto Lonely Planet, como Rough Guides, dos de las guías de viajeros más consultadas del mundo, coinciden en recomendar a Cuba como uno de los 10 lugares para visitar en el 2016. Ambas guías, enfatizan lo que muchos viajeros vienen diciendo: “Ahora es el momento para visitar Cuba”.

COMPARTIR

Se anticipa que el re-establecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba dadas en Julio del 2015, traerá prontamente cambios radicales en el país, y es por esto, que de querer conocer un país que ha resistido tantas décadas a los avances en el resto del planeta, puede ser una buena idea planear visitarlo antes de que los vaticinados cambios tengan lugar. En septiembre 2015, Cuba tuvo la visita del Papa Francisco, y en marzo 2016, más de 1,2 millones de personas asistieron al concierto de los Rolling Stones en la Habana.

Hay muchas cosas fascinantes de Cuba hoy, algunas de ellas:

 El Valle de Viñales. Ubicado en la provincia de Pinar del Río a 180 kilómetros (3 horas por carretera) al occidente de la Habana. En el año 1999, este valle caracterizado por su fertilidad, fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO. Al Valle de Viñales lo hace especial sus formaciones geomorfológicas de hasta 300 metros de roca caliza erosionada de estructura redondeada (mogotes); la tenencia privada de la tierra en pequeñas parcelas; el uso de técnicas tradicionales (entre las que se incluye el uso de arado con bueyes y toros)  para la siembra y la cosecha de tabaco; y las construcciones en materiales naturales.  El gobierno, tiene control absoluto de las semillas (por control biológico argumentan), y se las entregan medidas a los campesinos una vez al año antes del mes de Octubre.  Los campesinos (llamados guajiros) del Valle, tienen la obligación de vender al gobierno nacional el 90% de la producción de tabaco para exportación al un precio bajo que el gobierno establece. El 10% restante de tabaco, lo pueden usar para consumo propio, o para comercializar los puros sin etiquetas a los turistas que visitan las tabacaleras artesanales.  En el valle se pueden visitar tabacaleras como la “Casa Manolo” en donde los cultivos son 100% orgánicos, y la elaboración de los puros es 100% manual. Allí usan ingredientes como ron y vainilla, y utilizan miel de abejas como pegamento. Un puro de tabaco artesanal directamente comprado a los campesinos en el valle cuesta entre 4 y 6 dólares. Esta región es una de las 10 recomendadas en Lonely Planet’s Best in Travel 2016.

La Santería. También conocida como la Regla Ifá o Regla Lucumi, la Santería es un sistema de creencias Afro-Caribeña que se desarrolló durante el imperio español combinando aspectos de la mitología Yoruba, con tradiciones de indígenas pre-colombinas, y elementos del cristianismo. En la Santería, los Orishas (u orichas) son los intermediarios entre los seres humanos y el dios supremo y creador (Olodumare), que se comunican mediante oráculos. La Santería aunque actualmente legal y aceptada socialmente en Cuba, no siempre lo fue. El culto y prácticas de esta religión son reguladas por la Asociación Cultural Yoruba de Cuba.

Los muertos en la Habana. El cementerio Cristóbal Colón en el barrio Vedado en la capital cubana, tiene más de 800.000 tumbas, y el espacio para la sagrada sepultura de cadáveres escasea. Después de tres años, los restos son exhumados y llevados a un nicho (osario) que cuesta 10 pesos cubanos (25 centavos de dólares estadounidenses) cada año. En caso de no pagar la anualidad en dos años seguidos, los restos son llevados a fosas comunes.

Las casas particulares. Estos lugares de alojamiento son reconocidos por tener un signo azul en un fondo blanco en la puerta. Este signo se obtiene por el pago de un impuesto anual por habitación disponible, en condiciones validadas por el gobierno para hospedar turistas. Actualmente, se pueden hacer reservas y pagos de habitaciones en casas particulares de diferentes maneras, incluyendo AirBnB.  El modelo de casa particulares está en Cuba desde 1997, cuando el gobierno castrista permitió a los cubanos alquilar habitaciones a turistas como fuente adicional de ingresos.  Las habitaciones designadas para alquiler, están acondicionadas generalmente con más comodidades que las demás habitaciones de las personas que habitan la casa.

El transporte. Alquilar un carro en Cuba es una odisea. Aunque en internet se encuentran opciones como Rex Rental Car, o Cubacar, conseguir una reserva es incierto. Incluso reservar con más de un mes de anterioridad un carro, enviar la información de tarjeta de crédito, tiquetes aéreos, copias de pasaporte, licencia de conducción, e que hagan los cargos al banco, no garantiza la reserva y alquiler. Pese a esto, el día anterior al viaje puede recibir un correo, indicando que no disponen de carros disponibles, y que le reembolsarán el dinero (cosa que no necesariamente sucede). En foros de viajeros en TripAdvisor, esta situación es recurrente.  Los taxis amarillos son propiedad de Gobierno, y cuentan con tarifas establecidas (y aún así se puede negociar con muchos una tarifa informal). Los Ford, Cadillacs y los demás autos clásicos americanos que abundan en la ciudad tienen una categoría especial (más alta), e inexplicablemente en esta misma categoría están los mototaxis (Coco-taxi).  El transporte en autobuses (guaguas) es destinado para los locales, y de hecho debe de ser pagado en pesos cubanos. Para el transporte entre ciudades en Cuba, hay vuelos nacionales, buses para turistas (Viazul), taxis, colectivos puerta a puerta, y carros particulares operando en la economía informal.

Fidel. Hablar de Fidel es evitado. Hablar mal de Fidel, o cuestionar el Triunfo de la Revolución tuvo graves consecuencias políticas, e incluso encarcelamientos.  Pesé a que el fin de semana pasado, Fidel cumplió 90 años, y ha tenido un omnipresente liderazgo del país desde 1959, la gran parte de la población cubana nunca lo ha visto físicamente, pero si en televisión, o le han escuchado en radio. Florián (un taxista), hizo parte del primer contingente de tropas cubanas en noviembre de 1975 en la Operación Carlota en la guerra civil de Angola; y todavía se le “eriza la piel” de solo recordar el abrazo que recibió de Fidel antes de abordar el avión a Luanda. La lealtad al “sistema” es bien reconocida, premiada, y valorada. Los médicos, soldados, y personas que han hecho parte de misiones diplomáticas o militares en el exterior, logran tener beneficios excepcionales (carros, casas, posiciones, etc.) que aún mantienen, y que los diferencia de una gran parte de los cubanos.

Lo que piensan los Cubanos de Colombia. Hoy el colombiano más famoso en Cuba no es Santos, ni Uribe, ni Timochenko, ni Juanes, ni Carlos Vives, ni Mariana Pajon, ni Caterine Ibargüen ... En Cuba se escucha en la radio, y en la música de los celulares a Maluma, y a J. Balvin; se ve en la televisión al “Capo”, y “la Viuda Negra”.  Sin embargo, el colombiano más famoso de todos los tiempos, triste y nefastamente es Pablo Escobar. En 2016, aún con lo único con que nos asocian inmediatamente en Cuba es con Pablo Escobar, cocaína, bombas, y cirugías plásticas. ¿A quién le debemos esta fama perpetuada? A nosotros mismos, y a las telenovelas que exportamos.

¡Que ironía los imaginarios patéticos! Los colombianos muertos de espanto del "castrochavismo", y los cubanos creen que vivimos en el mismísimo infierno: el reino de la maldad, la droga, el odio, la intolerancia, el clasismo, el racismo, y el miedo. Como bien lo escribió el poeta español del siglo XIX, Ramón de Campoamor y Campoosorio: "En este mundo traidor, nada es verdad, ni mentira. Todo es según el color del cristal con que se mira".

 ¿Ahora es el momento para visitar Cuba? Sí, siempre lo ha sido, y lo será.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?