Opinión

  • | 2013/09/25 11:00

    No solo lo sufren las mujeres

    Escuché un par de comentarios que me dejaron sin palabras. Además del contenido, la frialdad con los que eran pronunciados. Opinión de Martha Escamilla R.

COMPARTIR

Sin embargo, por alguna razón, no tenían conciencia del impacto que un abuso sexual puede llegar a producir en un niño y el daño que producían sus comentarios. Debemos educarnos sobre las consecuencias del abuso sexual para que, de esta manera, hombres y mujeres que fueron abusados de niños encuentren el apoyo que necesitan y el respeto que merecen.

Vamos avanzado en programas de prevención del abuso sexual en menores, en “castigos” para los abusadores, tratamientos, etc., pero aún falta mucho camino por recorrer.

Los mitos y creencias que existen entorno al abuso sexual “en niños”, están por todos lados, y sin saberlo ponen una carga emocional adicional en el camino de recuperación de estas víctimas. Estos mitos y creencias hacen que muchos ni siquiera se atrevan a buscar esa ayuda tan necesaria. El motivo para no hacerlo no es la falta de interés por su recuperación sino, más bien, por vergüenza, miedo, culpa… Y esto es grave porque se hacen daño a sí mismos y pueden llegar hacerle daño a otros. Observo en mi consulta que, generalmente, cuando un hombre va a terapia y ha sido abusado sexualmente en su infancia, su motivo principal de consulta no es el abuso per se, suele ser depresión, ideas suicidas, ansiedad, miedo hablar en público, insomnio, adicciones, problemas íntimos, etc. El tema del abuso se revela mucho después y se dan cuenta de que todos estos síntomas descritos son los efectos del abuso.

La sociedad que hemos creado espera que el hombre sea una persona fuerte, que no llore, que no sea vulnerable, que se defienda solo, y esto hace que minimicemos las consecuencias del abuso sexual en los varones. Existe la creencia de que el abuso sexual infantil solo le ocurre a las niñas (y en un alto porcentaje es así) pero también les ocurre a los niños. En general se considera más abusivo que un hombre toque sexualmente a una niña que a un niño, y esto es erróneo.

Hace poco un muchacho fue a denunciar a la persona que lo abuso por años. Al dar su declaración el juez, le dice, “fueron solo toquecitos, además esto sucedió hace mucho, ya debes sobreponerte”. Un abuso sexual es un abuso y no puede ser ignorado. No existe tal cosa “que fueron solo toquecitos”, no estamos hablando de un carro que choco a otro y fue solo un golpe leve. No son solo los toquecitos lo que produce daño, sino lo que hay detrás de ese comportamiento abusivo. Las consecuencias de un abuso sexual son iguales para un niño que para una niña, aunque pueden ser vividos diferente.

Otra creencia muy común es “los hombres son menos hombres por haber sido abusados”. Una vez escuché, que un hermano mayor le dijo a su hermano pequeño al enterarse que éste había sido abusado sexualmente por uno vecino, “no le diga a nadie, me da vergüenza que piensen que eres un mariquita”. Da la sensación de que por el hecho de haber sido abusado por un hombre se es menos hombre. Y nada dista más de la realidad. El haber sido abusado sexualmente no quiere decir que el hombre vaya a cambiar su orientación sexual o que la causa de su violación haya sido su homosexualidad, si es el caso. Estos no están relacionados. El abuso sexual no convierte a nadie en gay. La gran mayoría de los abusadores son heterosexuales.

Recuerdo un muchacho que iba hacer su primera comunión, se fue a confesar y le dijo al sacerdote que su profesor, otro sacerdote, “le había tocado sus partes íntimas”. El sacerdote le dijo que rezara cuatro Padrenuestros y un Avemaría, y que el rezaría por el niño, para que Dios “lo limpiara”, especialmente ahora que iba hacer su primera comunión.

¿Qué hay dentro de un ser que lo lleva hacer este tipo de comentarios? Lo triste es que siguen pasando estos abusos con personas que por su jerarquía tienen poder sobre los niños y no hay castigo para ellos. En el caso mencionado, el niño tenía un beca y por miedo a perderla nunca dijo nadas más. El abuso continuó por años y el tormento de que otros se dieran cuenta que “él era sucio” lo persiguió por muchos años. Este pequeño, no solo vivió el trauma del abuso, sino el trauma de no haber recibido apoyo de la persona se supone lo debía cuidar y guiar.

Algunos hombres que han sido abusados, además de sentirse culpables, tienen vergüenza por el hecho, confusión, etc., tienen la preocupación adicional de creer que pueden repetir el abuso en otros. Esto no es cierto no todas las personas que han sido abusadas, van abusar sexualmente a otras. Hay muchas variables que influyen para que esto se dé: hay que ver si existe una historia de abuso físico y emocional. El entorno familiar y socio ambiental en el que creció, la conexión con la madre, factores genéticos, hormonales, neuronales, etc. No todas las personas que han sido abusadas se convierten en abusadores, pero la mayoría de los abusadores sí han sido abusados sexualmente de niños. Si tienes este miedo es importante que busques ayuda psicológica con una persona especializada en el tema.

Si estas teniendo fantasías sexuales o deseos sexuales de abusar a niños, adolescentes o adultos, busca ayuda inmediatamente. El reconocer estas fantasías e impulso y buscar la ayuda adecuada es un buen indicador. Las personas que tienen fantasías, pero no las reconocen, las niegan y por ende no buscan ayuda, están en riesgo de abusar a otros.

Recuperarse de un abuso sexual es un camino estresante. El primer paso para sanar es reconocer que se fue abusado sexualmente y buscar un sistema de apoyo con personas que conozcan del tema y no vivan desde los mitos y creencias erróneas. Un hombre o una mujer, que ha sido abusado sexualmente no puede sanarse solo. Necesitan un psicólogo que conozca el tema, que esté especializado en trauma y con el que se sienta seguro y emplee las terapias adecuadas para este tipo de traumas.

He podido comprobar en trabajo clínico que, para muchos hombres que tienen vergüenza de hablar sobre su abuso, la terapia on line es una buena opción para dar el primer paso y superar el tener que ver a alguien cara a cara. ¡Busca ayuda, hay esperanza, yo lo veo a diario en todos mis pacientes! Al recibir tratamiento reclaman vida, y empiezan a vivir dignamente en el hoy para un mejor mañana.

* Psicóloga Javeriana
Especializada en Trauma
info@marthaescamilla.com
www.traumatreatments.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?