Opinión

  • | 2016/10/05 00:01

    Los 10 perfiles de miembros de Junta que no debe tener en su empresa

    Si quiere moderar su poder en la empresa cuente con una Junta Directiva, pero revise muy bien los perfiles de sus miembros ya que los que aquí describimos poco y nada aportan a los propietarios y a la administración.

COMPARTIR

A lo largo del especial “El poder para qué” hemos llegado a la conclusión que el poder es dado por los demás para el bien común,  y que desafortunadamente tenemos no sólo racionalidad limitada sino segada por nuestras preferencias personales, lo que dificulta nuestro buen uso del poder. Por lo tanto es necesario moderarlo y una de las soluciones es obligarse a tener una Junta Directiva con mayoría de externos e independientes de manera que podamos regular el poder en pro de la empresa y no de los gustos o tendencias  personales.

Sin embargo, aunque es una posible solución, las Juntas Directivas tienen dos enfermedades tradicionales provenientes de estos externos e independientes: La ignorancia y la vagancia. La primera se da por la falta de conocimiento sobre la empresa sus productos, mercados, ventajas competitivas, entorno; y la segunda por falta de estudio o por retrasar o no atender a las juntas. Puede ser que la ignorancia se presente por falta de una inducción en la empresa y en el sector, por parte de la administración, pero aunque no existan estas facilidades la responsabilidad de un miembro de junta externo e independiente es su auto formación sectorial. La vagancia es la madre de todos los problemas porque representa la falta de dedicación y estudio a los estados de resultados y balances.

Lea también: ¿A los milénicos se les paga lo justo?

Se sabe que la mayoría de catástrofes empresariales se podían observar en los balances con tan solo el estudio de fuentes y usos por parte de cualquier miembro de la junta. ¿Por qué pasa esto? En mi criterio se debe a los conceptos de selección de los miembros de la junta directiva.

Como miembro de junta directiva independiente por más de 20 años en diferentes países, empresas, y por supuesto diferentes tipos de propietarios he visto repetidamente varios errores en los criterios de selección de aquellas personas que nos van a ayudar a gobernar la empresa. He tratado de caracterizar con algunos nombres los principales perfiles que no aportan en el gobierno de una empresa porque no terminan por tener la suficiente autoridad frente a los propietarios y a la administración y terminan siendo consejeros a los cuales ya ni se les termina por escuchar perdiendo toda su autoridad por la que inicialmente fueron llamados a participar.

1. El florero: Usualmente son personas que han sido seleccionadas por su abolengo, su apellido y que tienen supuestamente mucho que aportar por la tradición de su alcurnia pero jamás modulan palabra en la reuniones. Como su nombre lo indica son lindas decoraciones para la junta pero no sustanciales.

2. “Sí señor”: Es aquel miembro de Junta externo y supuestamente independiente que a todo lo que dice el dueño le dice sí señor aunque sea la tontería más grande del mundo. Algunas veces son sofisticados tratan de cuestionar pero al final siempre bajan la cabeza diciendo bueno si usted que es el dueño quiere eso pues estoy de acuerdo.

3. El especialista: Este es uno de los perfiles que con mayor frecuencia se equivocan los propietarios en su selección al creer que deberían llevar a la junta especialistas en finanzas, marketing, comercial, tecnología, leyes, etc. por la sencilla razón que su empresa carece de estas supuestas competencias al interior. El problema radica en que la mayoría de estos especialistas no son empresarios o no son CEO con experiencia y por lo tanto en las discusiones se encarnizan de su especialidad haciendo con mucha frecuencia imposible la toma de las decisiones bajo incertidumbre propia de una empresa. Es así como los abogados sin experiencia directiva o empresarial ven todo con problemas para llegar a un acuerdo o nuevo negocio, los financieros puros ven riesgos en todo, los de marketing piensan que el mundo es su especialización. Señores propietarios contraten especialistas en sus empresas pero lleven empresarios más importantes que ustedes o CEOs con trayectoria probada.

Lea también: Incorpore el poder milénico en su organización

4. El relacionista: Son miembros externos e independientes no saben mucho del mundo empresarial pero conocen a todo el mundo... ayudan a abrir puertas en el gobierno, pero no aportan nada dentro de su junta, contrate un relacionista, no lo tenga en su junta.

5. El busca negocios: Son personas que han tenido en su pasado una gran trayectoria directiva, incluso empresarial pero que en la actualidad no tienen un cargo o empresa formal que atender y su principal interés es entrar en las junta a buscar negocios para ellos generar sus ingresos por ejemplo tienen grandes relaciones con banqueros de inversión y cuando logran convencer a la junta para una posible venta, fusión, adquisición informan del posible conflicto de interés y que prefieren salir a realizar el negocio de su vida, que seguir en la junta.

6. El vinculado: Son externos pero no independientes son llamados a la junta o porque son o han sido clientes, proveedores, socios, ex empleados, familiar, en fin ellos terminan por ser influenciados por su relación cualquiera que sea.

7. El adulador: ¡Qué personajes tan agotadores! Todo el tiempo adulan sin necesidad y se desconfía profundamente de sus intenciones.

8. El busca puesto: Es una pequeña variación del busca negocios es aquel miembro supuestamente externo e independiente que llega a la junta pero su intención es buscar trabajo dentro de ella, son nefastos.

9. El académico: El típico profesor que nunca ha pasado por enfrente de una empresa pero todo se lo sabe de la teoría.

10. La prima donna: Es el típico arrogante empresario que no valora a ninguno de los demás y le encuentra a todos sus fallas y no sus valiosos aportes desvirtuando de manera agresiva todo lo que se dice por su experiencia.

Como puede ver la tarea de moderar el poder no es fácil. Lo primero es aceptar que se necesita una junta directiva, segundo que se necesitan mayoría independientes y tercero que esas personas no tengan los perfiles mencionados.... ¡Qué tarea dura! Pero tan necesaria. En el país y fuera de este existen estupendas personas con las habilidades, experiencia y virtudes que los pueden ayudar a gobernar, escoja bien.

Lea también: Entre el poder y la autoridad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?