| 6/29/2012 4:00:00 PM

¿Qué esperar en los mercados para el resto del año?

El primer semestre del año termina con retornos positivos en los mercados accionarios, pero muy difíciles de exprimir para los inversionistas. El Índice S&P 500 ha retornado 8.31% en lo corrido de 2012, no obstante la volatilidad e incertidumbre complicaron sobremanera la gestión de portafolios en la búsqueda de retornos significativos.

Para poner un ejemplo, el S&P 500 retornó casi 13% al segundo de abril (que coincide con los altos del año), no obstante en los siguientes dos meses el Índice devolvió casi todas sus ganancias para dejar un retorno de 1.62% en lo corrido del año al primero de junio. Finalmente, el S&P 500 recuperó 6.58% en el mes de junio.

La caída en los mercados financieros internacionales desde abril, sumado al deterioro de los reportes económicos en EE.UU y China, así como los efectos colaterales de la Crisis en Europa, pusieron presión sobre los políticos europeos a tomar medidas más creíbles y oportunas para evadir el caos mundial. Estas medidas fueron las que cambiaron el tono del mercado durante las dos últimas semanas del mes de junio, cambiando la historia del primer semestre del año.

La pregunta del millón de los inversionistas es qué podremos esperar en los mercados financieros para la segunda mitad del año, y aunque sea imposible establecer el dogma sobre el desenlace del mercado accionario para la segunda mitad del 2012, hay factores muy importantes a considerar que nos pueden servir de guía en la dirección del mercado.

Los titulares que han liderado la dirección de los mercados accionarios han sido las noticias relacionadas con la crisis Europa, lo cual continuará siendo de la misma manera, incluso por encima de las elecciones en EE.UU. Por ende, el catalítico que podría traer un mercado alcista persistente sería la resolución de la crisis a través de la creación de una estructura de unión fiscal y por lo tanto la alineación de disciplinas tanto monetarias como fiscales para cada una de las soberanías de la Unión. Sin embargo la realidad es que estamos todavía lejos de llegar a tal catalítico, e incluso, la forma para llegar a tal evento es con un mercado mucho más deteriorado que ejerza la presión necesaria para tomar medidas tan radicales y poco populares a nivel político.

En este sentido, veremos un mercado que continuará sobrevalorando cualquier avance cortoplacista de resolución de los políticos europeos, pero a su vez un mercado que no ignorará la continuación del problema de fondo de la crisis en Europa, reflejado en alta aversión al riesgo e incertidumbre como actualmente lo refleja el mercado crediticio. Asimismo, la desaceleración económica en EE.UU, China, Europa, y por ende Latinoamérica, probablemente no cambiará de la noche a la mañana y por ende veremos sus efectos en el segundo semestre.

Es por esta razón que el Índice S&P 500 negocie con una alta volatilidad en el rango de los 1,300s pero con oportunidades muy limitadas para generar mucho más retorno de lo que ya ha producido en el año.

*Portfolio Manager/ Managing Partner
Latmark Asset Management, LLC


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?