| 4/29/2008 12:00:00 AM

Tecnología verde, en la mira corporativa

Invertir en verde parece ser el camino ecológico que las empresas de tecnología seguirán como parte de su estrategia de negocios.

 

Carlos Sandoval J.

Dallas, Texas. E.U.

 

Invertir en verde parece ser el camino ecológico que las grandes empresas de tecnología del mundo están tomando como parte de su estrategia de negocios y de rentabilidad. La idea: mejorar la eficiencia energética ante la cada vez mayor creciente demanda de electricidad.

Es un hecho, el tema del efecto invernadero y el calentamiento global como consecuencia del desmedido aumento del consumo de energía ha hecho que las grandes corporaciones también incluyan el tema de protección ambiental dentro de su portafolio de actividades y servicios.

En ese orden de ideas, hoy por hoy es normal que este tema adquiera relevancia en algunas de las relaciones comerciales o de negocios que establecen las empresas.

En diálogo con DINERO, Dale Hoenshell, Global Enviromental Sustainability Manager de EDS, explicó que en la actualidad las firmas se están acostumbrando a establecer contactos con proveedores en cuyas soluciones la alternativa ecológica esté presente.

Por supuesto, a parte de la conciencia ambiental que se está gestando en el entorno corporativo, también hay un interés práctico de ahorro de energía que conlleva beneficios económicos.

En tal sentido, según agregó el reconocido futurista de la industria tecnológica y también miembro del staff de EDS, Jeff Wacker, lo clave en estos momentos es tratar de encontrar aplicaciones que desde la innovación tengan impacto favorable no solo para el cliente sino para la empresa en general.

Y un aspecto fundamental, según mencionaron los expertos, es mejorar la eficiencia energética dentro de los procesos que cada industria tiene establecidos en sus respectivas cadenas de producción.

Para ello, los expertos de EDS han planteado para las empresas una serie de medidas de fácil implementación que permiten, a su juicio, paliar los efectos de impacto ambiental.

Una de ellas, está relacionada con el fortalecimiento del concepto de virtualización, que no es otra cosa que múltiples aplicaciones operen en un solo servidor y no en varios como sucede generalmente. Esto permite trabajar con mayores índices de utilización de los aparatos con menor consumo de energía.

Por supuesto, aunque parezca obvio, EDS también plantea encender los servidores y discos duros solo cuando sean necesario y establecer que desde los centros de datos se optimicen las aplicaciones que desde allí operen. El mantenimiento permanente de los sistemas es esencial para conseguir importantes ahorros de energía.

Los directivos de EDS también señalan que los procesadores de última generación deben desarrollarse para reducir el uso energético a través de mayores velocidades que los haga más eficientes.

EDS va a más allá y, como ejemplo, afirma que una empresa puede utilizar la interfaz Dimmable Addressable Lighting que permite la reducción del consumo eléctrico en una tasa cercana al 40 por ciento. De acuerdo con Wacker, el desarrollo de las tecnologías de la información estará ligado a la serie de innovaciones que permitan menores consumos energéticos.

Como dato de contexto, una encuesta patrocinada por AMD estableció que entre los profesionales de las Tecnologías de la Información el consumo de energía es una de las principales variables de gestión en un centro de datos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?