| 7/9/2012 4:00:00 PM

Se viene el auto que habla

¿Recuerdan a aquel auto que le preguntaba a su dueño si debía activar el turbo-boost? También detectaba los estados de humor de Michael, su conductor, e incluso le decía cuando sus reflejos eran demasiado lentos para manejar.

;
BBC
Durante años, muchos hemos soñado con un auto hablador y hasta hace muy poco todo se limitó a una fantasía de ciencia ficción. Pero los jóvenes de hoy no lo ven tan imposible y exigen un vehículo que no se limite a ser un simple medio de transporte.

Según un reporte de la firma Garner, a la hora de elegir, el 46% de los jóvenes entre 18 y 24 años preferiría disponer de conectividad a internet que tener un auto.

Las marcas de automóviles se dan cuenta de esto y por ello están desarrollando el concepto de auto inteligente en la vida real.

Conectados
En los últimos años, las compañías han invertido ingentes cantidades de dinero en investigar y desarrollar sistemas telemáticos con el fin de conectar objetos físicos a la internet.

Por ejemplo, Intel, el mayor fabricante de chips del mundo, estableció un fondo de US$100 millones para firmas que desarrollen sistemas de conectividad para autos.

La empresa dice que en 2014 los autos figurarán entre las tres áreas con mayor rapidez de crecimiento en lo que respecta a dispositivos conectados. Esto es porque contar con conectividad podría ayudar a los conductores a evitar congestiones de tráfico o colisiones.

Un ejemplo de "auto inteligente" es el sistema de activación por voz desarrollado por la compañía automovilística Ford, conocido como ‘Sync’.

Empleando Bluetooth, un canal de internet inalámbrico y los servicios de la nube, convierte un automóvil en una especie de teléfono inteligente sobre ruedas. "Cosas como la información sobre el tráfico están en la nube, si no tienes un sistema de navegación en tu auto, y no quieres usar tu teléfono mientras manejas, puedes conectarte a la nube usando controles de voz para obtener direcciones", dice Venkatesh Prasad, de la nueva división de Ford en Silicon Valley.

"Además, tu hijo querrá descargar una película de Mickey Mouse cuando estás en una cola de autos en McDonalds, y quieres que lo haga lo más rápido posible". "Este tipo de capacidad de descarga sin cables en un auto conectado a una red virtual privada (VNP) para obtener contenidos no es inconcebible".

Otras compañías tratan de hacer a sus autos más inteligentes con sistemas de identificación por frecuencia de radio (RFID) que pueden ser leídas por receptores de radio cercanos.

Con estos sistemas, cuando el conductor se aproxima a su auto, el dispositivo incorporado a en sus llaves hace que se encienda, ajuste a medida el asiento, temperatura y sintonice su emisora de radio favorita.

Evitar accidentes
No solo es la comodidad lo que cuenta. Se supone que vehículos más inteligentes nos permitirá circular más seguros. Un video piloto de la empresa Freescale Semiconductors mostró a un conductor que no percibe la presencia de un peatón y en el momento crítico los frenos del auto se activan, se detiene y evita una colisión potencialmente fatal.

Esta tecnología todavía no existe, pero la compañía está convencida de que darán con el sistema en un futuro próximo. "Si tienes a vehículos que se comunican entre ellos, podrías 'ver' más allá de las esquinas y detectar problemas más allá en la ruta", asegura el director de mercadeo de la firma Steve Wainwright.

Esto podría ser mucho más efectivo que contar con un sistema de navegación satelital sugiriéndote una nueva ruta debido a una congestión. "Tu auto podría simplemente enviar una señal sobre las condiciones del tráfico al auto que está más adelante, que se comunicaría con el que está adelante y así sucesivamente. Tendrías actualizaciones sobre el tráfico en tiempo real", apuntó.

Sin semáforos
Una forma de vivir en una ciudad sin semáforos sería usando los llamados sistemas operativos para ciudades, que monitorea el funcionamiento de objetos inteligentes como los autos, equipados con sensores.

Una empresa llamada Living PlantIT, junto con McLaren Electronic Systems, ha desarrollado una plataforma llamada Urban OS que maneja una ciudad tal y como un sistema operativo maneja su PC. Este sistema podría facilitar las comunicaciones entre autos así como con la infraestructura que le rodea (plazas de aparcamiento y semáforos), según cuenta Steve Lewis, director de Living PlanIT.

En unas pruebas realizadas en la ciudad de Oporto, en Portugal, varios taxis se equiparon con sensores especiales que recopilaron información sobre las condiciones del tráfico.

Urban OS procesa esta información y la comunica a los conductores, ayudándoles a evitar colisiones y congestiones. "Creemos que esto puede llevar a la eliminación de los semáforos, con instrucciones enviadas a los conductores en cada vehículo", explicó Lewis. "La gente ya está acostumbrada a recibir instrucciones de su sistema de navegación satelital, pero a medida que más vehículos cuenten con este dispositivo el navegador les enviará a la misma ruta alterna y eso no va a funcionar", advirtió. "Necesitamos hallar el equilibrio del tráfico a través de la red de calles dependiendo del destino y la prioridad, y esto requerirá que ciertas instrucciones sean obligatorias, no sólo orientativas".

Autos que se conducen solos
La inteligencia aporta autonomía y los autos no son una excepción. Una serie de fabricantes de autos y firmas de tecnología experimentan últimamente con los autos sin conductor.

Uno de los casos más exitosos es el VisLab Intercontinental Autonomous Challenge. En eta prueba cuatro vehículos eléctricos y autónomos recorrieron 13.000 km de Italia a China en 2010.

Otras empresas como Google han probado también vehículos en Estados Unidos. El estado de Nevada en mayo emitió la primera licencia a un vehículo sin conductor, en este caso a un Toyota Prius modificado con la tecnología de Google.

Este auto usó videocámaras montadas en el techo, sensores radar y rastreadores laser para "ver" el tráfico.

En Reino Unido, un grupo de científicos de Oxford también ha dado algunos pasos en esta dirección, poniendo a prueba sistemas de auto-conducción para jeeps militares Bae Wildcat. Y aunque un auto sin conductor no necesita estar conectado, añadir conectividad podría ayudar a mejorar su seguridad y eficiencia, afirma Tim Edwards, ingeniero en jefe de MIRA, una consultora de ingeniería independiente. "Los carros podrían formar en la autopista pelotones para mejorar el rendimiento y uso de combustible y, en las zonas urbanas, la velocidad del tráfico y las rutas podrían ser alternadas dinámicamente para optimizar el viaje de todo el mundo", observó.

Así quien sabe, quizás en algunos años, vayamos a trabajar en una versión red de KITT, el auto fantástico.
                                       
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?