| 7/4/2008 12:00:00 AM

Realidad en pantalla

Carmen Lucila Osorno, Presidenta de Directv, habla sobre la guerra de tarifas, la concentración del mercado, el subreporte de usuarios, el “castillo de irregularidades” de la TV por cable.

 

Guerra de tarifas y concentración de mercado. Esas son las dos características que Carmen Lucila Osorno, Presidenta de Directv, ve como las más destacadas en el mercado de televisión por cable en el país. Pero también habla con una enorme franqueza de cambios en regulación y de la estrategia de su compañía para encarar los cambios del mercado.

Frente al punto dela guerra de tarifas, la ejecutiva arremetió contra algunos operadores que mantienen unas tarifas que considera demasiado bajas. “Algunos cobran menos de $20.000, que ni siquiera cubren el costo de los contenidos”, dice. Mencionó como ejemplos de tarifas que no cubren costos, las de San Gil y Magangué. El riesgo de este cobro bajo es que se deteriore el servicio, dice la ejecutiva.

En algún momento se le solicitó a la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, establecer tarifas mínimas, pero la ejecutiva hoy reconoce que esa no es la mejor vía.
Piensa más bien que se deben controlar otras cosas. “Hay un castillo de irregularidades”, dice, y menciona entre ellas el subreporte de usuarios y el cruce de subsidios en las compañías que ofrecen triple play.

De hecho considera que el mayor problema del sector en este momento es el subreporte de usuarios.

Los operadores de cable deben pagar un impuesto de derechos de autor, que se tasa con el número de usuarios. Para evadir ese cobro, algunos operadores reportan menos afiliados de los que realmente tienen. La solución, “que todo el mundo reporte lo que es. Inclusive las firmas sin animo de lucro y los comunitarios”, dijo Carmen Lucila Osorno.

Contribución desigual
Pero además considera que la estructura impositiva para el sector es una carga demasiado pesada. Los cableros deben pagar una contribución a la CNTV, equivalente al 10% de sus ingresos brutos. Considera que eso los pone en desventaja frente a sus competidores. “Los operadores de valor agregado le pagan a Ministerio el 3%”, explica.

Por eso para equilibrar las condiciones con los prestadores de servicios de banda ancha o con los celulares, propone que la contribución se reduzca al 3%. Incluso sugiere que se recaude la contribución una vez al año, como se hace en Chile y no cada mes. Esto tendría un efecto favorable sobre la caja de las empresas de cable.


En el mercado hay la sensación de que la CNTV está mirando el asunto de la contribución, pero en esa entidad reconocen que no se ha hecho mucho más que darle una mirada superficial al tema y que faltan estudios que les permitan moverse con alguna determinación.

La presidenta de DirecTV piensa que la contribución a la CNTV también se puede reducir si se le quitara a esta entidad las tareas de sostener la televisión pública y el pasivo pensional de Inravisión. “En ningún otro país el ente regulador tiene esa responsabilidad”, argumenta.

Nuevas compras
En cuanto a la participación de mercado, resaltó que se está consolidando una gran concentración del mercado en un solo operador, Telmex. Esta firma tiene algo más del 50% del mercado del país y más del 90% de participación en Bogotá.

En lo que resta del año ve que el proceso de concentración aumentará. De hecho, destaca que hay nuevas solicitudes de adquisición en trámite. Mencionó el caso de Telmex que adquirirá Teledinámica de Barranquilla. Así mismo espera que Telmex trate de comprar otros operadores pequeños en Buenaventura y en Ibagué.

Estrategia
En el 2007, DirecTV creció 65% en usuarios frente al 42% que creció la industria. Para mantener ese récord, Carmen Lucila Osorno cree en la especialización. “DirecTV nunca ha querido ser otra cosa que el especialista en televisión. Nuestro suscriptor siempre va a tener contenidos de alta calidad, las últimas series de televisión, lo mejor de deporte internacional y las últimas novedades tecnológicas”, dice.

 

Por ahora, para aumentar su participación en los mercados de menor poder adquisitivo del país, se jugó una carta de ofrecer un producto de prepago.

 

El lanzamiento del piloto se hizo en junio y, dice, crece más rápido que en Perú y Chile, dos países donde también opera en sus etapas iniciales.

 

Su próxima carta será la de ofrecer alta definición. “Si todo funciona, saldrá el ultimo trimestre del año”, asegura.

 

 

.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?