| 1/5/2012 11:00:00 AM

Microsoft celebra la muerte de Internet Explorer 6

Mientras Microsoft despide a la versión obsoleta de su navegador, Google penaliza al suyo, Chrome, por romper sus propias reglas. ¿Conseguirá alguna compañía superar el liderazgo de Explorer?

;
BBC
Generalmente, cuando un producto se vuelve obsoleto, desaparece poco a poco de nuestras vidas sin hacer ruido. Pero, en el mundo de la tecnología, donde el mercadeo es clave, se puede llegar a hacer una fiesta por la muerte de un producto.

Por eso, la compañía Microsoft ha montado una celebración en toda regla (con tarta incluida) para decir adiós al navegador Internet Explorer 6 (IE6) que, pese a que ha acompañado a muchos internautas durante diez años, ha sido relegado por nuevas versiones.

"Ha llegado la hora de abrir el champán", afirmó el director de mercadeo de Explorer en Microsoft. "Esperamos que más desarrolladores y profesionales del sector tecnológico consideren el IE6 como una prioridad baja en este momento y que dejen de gastar su tiempo en el mantenimiento de este navegador desactualizado".

Según un clic informe de la compañía, en diciembre de 2011, el 7,7% de los que navegaron en la red usaron IE6.

Entre los países que menos lo usan están México y Estados Unidos (donde la cuota de mercado del producto es inferior al 1%), mientras que en otras naciones de la región, como Argentina (1,6%) y Venezuela (2,5%), el uso del navegador es también minoritario.

El país que supera con creces la media es China, donde el 25,2% de los internautas siguen confiando en IE6.

Microsoft prentende con esta celebración convencer a los usuarios a que dejen atrás la versión obsoleta y se pasen a Internet Explorer 8 y 9.

Para el analista de la consultora tecnológica Ovum, este movimiento entra dentro de lo normal ya que IE6 tenía "muchos problemas de seguridad".

"Creo que (IE6) fue señalado como uno de los peores programas de todos los tiempos por una revista cuando salió al mercado", apuntó el experto.

Google penaliza a Chrome


Por otra parte, un rival de Microsoft, Google, se vio obligado este miércoles a reducir la valoración de su navegador Chrome después de hacerse público que Essence Digital, una empresa subcontratada que estaba encargada de promocionar ese producto, rompió sus propias reglas.

Google decidió degradar a Chrome en su lista de búsquedas cuando se enteró que Essence Digital pagó a blogueros para promocionar el navegador.

"Google, la compañía que ha luchado contra los vínculos pagados y el contenido superficial parece estar detrás de una campaña que genera los dos en el nombre de su navegador Chrome", afirmó Aaron Wall, el bloguero que descubrió la etiqueta de "Este post está patrocinado por Google" en más de 400 páginas.

Sin embargo, los directivos del buscador se desmarcaron de esa irregularidad, de la que culparon a la empresa subcontratada, que asumió la responsabilidad.

"Google ha evitado constantemente pagar espacios en internet para promocionar sus productos porque, desde su punto de vista, este tipo de campañas no son transparentes ni benefician a los usuarios (...) Pedimos disculpas a Google que claramente no autorizó esto", apunta Essence Digital en un comunicado.

Pese a estos problemas, los expertos apuntan que Chrome podría superar a Intenet Explorer como el navegador líder en 2012.

Otros apuntan que Firefox de Mozilla podría ser también el candidato que destrone al navegador de Microsoft.

Sin embargo, Edwards se muestra más cauteloso: "Mientras Microsoft mantenga su dominio, IE9 será el navegador número 1".

El experto apunta además que la batalla de los navegadores se está pasando a los celulares: "Ese será el siguiente campo de batalla. Es donde Microsoft tiene que centrarse porque es su talón de Aquiles".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?