| 12/28/2009 8:00:00 AM

La ETB y el negocio de las telecomunicaciones, el valor de las jugadas estratégicas

El reconocimiento para la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) como unos de los negocios del año está dado, no por jugadas audaces que le hayan traído ganancias intempestivas, sino por tomar decisiones adecuadas en los momentos oportunos que le traerán ganancias en el mediano y largo plazo.

Es aquí, en el terreno de las decisiones estratégicas donde tienen valor las empresas. La ETB tiene una solidez financiera y de mercado envidiable, pero no por ello se ha quedado adormecida, ha visualizado los cambios en el mercado de las telecomunicaciones y la información, y tomó la decisión de buscar socios que le agreguen valor y no solamente recursos financieros.

Durante la última década el negocio de las comunicaciones ha tenido un replanteamiento: se ha transformado al negocio de la información. Las comunicaciones por línea fija han perdido terreno frente a la comunicación móvil, y al mismo tiempo la conectividad y el acceso a la información son los paradigmas reinantes. La velocidad es la clave del juego: la rapidez con la que se crean productos y servicios para el consumidor, la forma más rápida de transmitir datos y la celeridad con que se reacciona ante el mercado fijan el marco de acción de las empresas de telecomunicaciones.

Las jugadas de búsqueda de un socio estratégico y el fortalecimiento de su portafolio de servicios y productos, le permitirán a la ETB permanecer en el mercado con una posición sólida.

La empresa ha entendido el cambio en las reglas de juego del negocio, pero al mismo tiempo se ha dado cuenta que no posee la experiencia suficiente para competir en mercados que cuentan con jugadores con gran músculo financiero y tecnológico, y donde sus clientes eligen a la empresa que ofrezca con mayor velocidad y valores agregados.

La ETB ha comprendido que el mercado global de la información se traslado de competir con tarifas a competir con conectividad, acceso a la información y acceso al entretenimiento. Por ello, la empresa ha venido transformando su portafolio de servicios de Internet, de telefonía local, de larga distancia y de telefonía IP para hogares, pymes y empresas que le han permitido adaptarse a las necesidades específicas de sus consumidores.

La competencia no se ha quedado atrás, por el contrario, también está en la lucha diaria de ganar clientes con las mismas armas que la ETB, pero igualmente, la celeridad para vislumbrar cambios futuros en las necesidades de los clientes le permitirán permanecer en el mercado. Y es a esto que le apuesta la ETB al buscar el socio estratégico.

El conocimiento que traerá el socio estará concentrado en transformar procesos internos en la empresa para responder rápidamente a las necesidades del consumidor, en transferir tecnología y en traer la experiencia de cómo actuar en mercados maduros con competencias fuertes.

El mercado que cubre actualmente la ETB está compuesto por hogares, pymes y empresas, sin embargo, la tendencia es que estos mercados migren a consumidores individuales, exigentes, que demanden más interactividad y movilidad, al mismo tiempo que las pymes y empresas demanden más conectividad. Estas tendencias requieren aprender de empresas que ya lo estén haciendo en países con mayor modernidad que Colombia.

La visualización de quien se comunica, la conectividad y movilidad en cualquier lugar del mundo, son los retos en el corto plazo para la ETB, sin embargo, la velocidad de transformar los adelantos tecnológicos en los servicios son las metas a mediano plazo.

En conclusión, la ETB ha tenido todo para dormirse en los laureles y afortunadamente no lo ha hecho. Tiene un socio formidable, el Distrito Capital de Bogotá que le da un respaldo sólido, tiene una recordación de marca envidiable que le da una posición excelente en la mente del consumidor, tiene una organización fuerte con procesos eficientes y personal calificado.

Para la muestra está que el comportamiento de la acción no sufrió con la salida discreta de Fernando Panesso de la presidencia, y no por lo anterior ha dejado de mirar al futuro, analizando los cambios en el mercado y en los servicios que se están dando en los países desarrollados y que más temprano que tarde vendrán a Colombia, por ello ha realizado los movimientos que tenían que hacer en los tiempos adecuados.

La ETB ha enviado el mensaje correcto para la búsqueda de un socio estratégico: ofrece una posición privilegiada de acceso al mayor mercado de Colombia, además de valores agregados como un reconocimiento de marca entre los consumidores locales y, a cambio, espera adquirir conocimiento y no solamente capital.

Bajo este marco, la ETB ha realizado movimientos estratégicos oportunamente que la colocan en un lugar privilegiado entre las empresas colombianas que se destacaron en el último año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?