| 2/1/2010 6:00:00 AM

Jugando a emprender

Juan Manuel Lopera es un emprendedor de 23 años que factura $3.000 millones anuales. Ha desarrollado un juego virtual de emprendimiento, que sin haberlo lanzado oficialmente ya tiene 30.000 usuarios y aspira a terminar el año con 100.000. Vea su fascinante historia.

Juan Manuel Lopera nació en Bello, Antioquia hace 23 años. Su empresa desarrolla herramientas y aplicaciones de bajo costo y de fácil acceso para las instituciones educativas. “Hoy en día estos aplicativos, son productos concretos y generan una buena facturación”, le dijo a Dinero.com.

Actualmente su principal herramienta se llama E-Kampus. Un juego en 3D, en el que los jugadores crean su propio Avatar y juegan a ser empresarios. Al  inicio hay que hacer todos los trámites que se necesitan para crear formalmente una empresa en la vida real. Luego empieza el trabajo. Acude a las entidades bancarias, solicita sus créditos, compra materia prima, se asocia, contrata empleados y los afilia a la seguridad social. El lanzamiento oficial de E-Kampus será la primera semana de marzo en 9 ciudades y su autor espera hacer un lanzamiento semanal.

Pero incluso antes de su lanzamiento oficial, E-Kampus ya tiene 30.000 jugadores y Juan Manuel Lopera cree que terminará el año con 100.000. Su negocio está en que los interesados en jugar deben comprar un PIN de $70.000. Pero también puede obtenerlos en algunos libros de emprendimiento y de competencias laborales de la Editorial Norma o Santillana.

“Contamos con el respaldo de El Espectador, del Sena, del Banco de Bogotá, del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Ellos nos ayudan proporcionado los Pines a los jóvenes y nosotros usamos estas marcas dentro del juego”, explicó Lopera.

Adicionalmente ha hecho contactos en Brasil, Argentina y el Perú gracias a las ferias tecnológicas. “Aunque es un mercado incipiente, en Sao Paulo nos asociamos con Universia que va a ser nuestro aliado estratégico con E-Kampus”, declaró Juan Manuel.

Su historia
Este joven emprendedor creció en un ambiente hostil, influenciado por la violencia de la época en Medellín. Lopera cuenta que el primer computador llegó a su casa cuando tenía 12 años, y rápidamente se convirtió en el elemento más querido en su hogar. “El computador era tan importante en mi casa, que tenía un cuarto aparte para él, mientras que yo dormía con mi hermano”, señaló.

Juan Manuel empezó a familiarizarse con el nuevo miembro de la familia. Posteriormente empezó a desarrollar aplicaciones para el colegio, como el sistema de votación para el Personero y con tanto éxito que la institución empezó a financiarle algunos meses de pensión.

“Cuando estaba en once decidí hacer el anuario del colegio, pero en formato digital para 4.000 estudiantes. Este sistema fue un éxito en ventas. El asunto fue que terminado el año tenía como $4 millones en la cuenta. Eso era lo que se ganaba mi papa en todo un año y yo me lo hice en dos semanas”, reveló este joven gerente.

Al graduarse del colegio, estudio dos semestres de ingeniería de control en la Universidad Nacional, pero se retiró para poder montar su empresa en el 2005. “Puse un escritorio en mi casa y era, desde el gerente hasta la secretaria. Empezaron a salir negocios importantes con la Universidad de Antioquia, con la UPB. Siempre por el sector educativo”, dijo Lopera.

Pero la orientación real empezó en Tecnoparque, organizado por el Sena. Empezó la orientación hacia la creación real de herramientas tecnológicas para la educación. “Hoy en día nos dedicamos a generar herramientas de bajo costo que puedan llegar a instituciones educativas. Gracias a esto logramos visibilidad. Hoy somos 30 personas y estamos abriendo una sede en Bogotá”, señaló Juan Manuel.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?