| 3/15/2011 5:00:00 PM

Intel lanza nuevos procesadores desde Costa Rica

La multinacional Intel dio a conocer en una de sus plantas en esta capital su nueva línea de procesadores "Core", en cuyo diseño participaron profesionales costarricenses y desde donde se realiza la producción de gran parte del producto.

El nuevo producto de la multinacional solo es manufacturado y probado en las plantas de Malasia y de Costa Rica, donde la firma opera desde 1997 y cuenta en la actualidad con 2.800 empleados, en un 95% costarricense.

"Este es el procesador más rápido de Intel", destacó en rueda de prensa Christopher J. Bruno, presidente de Intel Americas, al explicar que la necesidad de más velocidad ante la notable demanda de computadoras personales en el mundo.

Además, esos usuarios utilizan aplicaciones como internet y juegos que necesitan cada vez un mejor desempeño del procesador, que opera como el cerebro de una computadora.

Los Core i3, i5 y i7 ofrecen un mejor desempeño gráfico, son capaces de controlar funciones de transmisión y encriptación y facilita la administración remota, agregó Bruno.

"Cambiamos en totalidad la arquitectura del procesador. Este pequeño chip tiene 1,6 billones de transmisores mejorando en 25 veces, pasado de 130 nanometros en el 2006 al actual de 32 nanometros (en referencia al tamaño)... no solo son ventajas en productividad sino además que consume la mitad de energía", comentó el ejecutivo.

Los Core se distribuyen a nivel mundial desde enero, aunque la empresa ya trabaja en el diseño de la futura generación, que será de 22 nanometros, dijo a la AP Karla Blanco, gerente de Asuntos Corporativos de Intel Costa Rica.

El año pasado Costa Rica exportó 1.835 millones de dólares en componentes electrónicos para computadoras, rubro que casi en totalidad está compuesto por las ventas que realiza Intel.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?