| 7/25/2011 6:00:00 PM

El nuevo (e inesperado) producto de exportación de Colombia

El nuevo gran producto de exportación de Colombia casi no requiere de mano de obra, no depende de ninguna materia prima y no tiene mayor impacto sobre el medio ambiente.

Son las dos letras que identifican a los dominios de internet del país (.co), las que se están comercializando como pan caliente desde que se abrieron al mercado internacional, hace exactamente un año.

"Es un dominio corto y eso resulta muy práctico hoy en día por todo el tema de los medios sociales, Twitter, etc", le explicó a BBC Mundo Juan Diego Calle, presidente de .CO Internet S.A.S., la empresa encargada de administrar los dominios colombianos. "Pero además, aunque para los colombianos las siglas 'co' significan Colombia, en el resto del mundo las siglas 'co' significan compañía". "Esto lo convierte es un distintivo muy importante para tener una presencia de marca en internet. Es reconocible, es fácil de entender, de memorizar, es corto", agregó.

Y Colombia también está capitalizando la saturación de los tradicionales dominios comerciales. "Si tu tratas de registrar un dominio .com hoy en día es prácticamente imposible: no lo encuentras, alguien lo tiene registrado, ya hay más de 100 millones de dominios .com registrados", aseguró Calle.

Hasta Google
Por todo esto, el apetito por el .co es tal que cuando se abrió el mercado a usuarios internacionales, el 20 de julio pasado, el número de dominios pasó de 28.000 a 233.000 en un solo día.

Y la barrera del millón de dominios fue superada antes de un año.

La cereza en el pastel de cumpleaños, por su parte, fue la decisión de Google de registrar el dominio g.co para que sirva de "atajo oficial" del gigante de Silicon Valley, anunciada el lunes pasado. Y Google no es el único gigante de internet en tener un dominio .co, pues empresas como Twitter y Amazon también han registrado dominios "colombianos" t.co los primeros, a.co los segundos.

Según Calle, las negociaciones por dominios de una letra por lo general comienzan por encima de los US$1,5 millones. Pero el monto pagado por Google está condenado a permanecer en secreto. "No podemos compartir el detalle. Me encantaría sinceramente compartirlo, pero ellos solicitaron con mucha claridad en el contrato de venta que no podíamos discutir el precio exacto", le dijo a BBC Mundo.

Los dominios de un caracter, como g.co, o los de dos caracteres, son especialmente atractivos en la era de Twitter. "Pero por la propia naturaleza del alfabeto se trata de un universo muy limitado", explicó Calle. "Por eso los tenemos reservados y para tener acceso a ellos tiene que haber una negociación directa entre el interesado y nosotros como empresa", le dijo a BBC Mundo.

El precio de la mayoría de los dominios .co, sin embargo, oscila entre los US$15 y US$25. Y se pueden registrar fácilmente por internet en un proceso que, en promedio, no toma más de cinco minutos, lo que a la fecha ya han hecho empresas e individuos de más de 200 países alrededor del mundo.

Dominio público
Pero, ¿por qué tardó tanto Colombia en explotar esta "mina de oro"? ¿Y quiénes se están beneficiando?

Según Calle, el potencial internacional del .co empezó a hacerse obvio a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000. Pero cuando la Universidad de los Andes, que para entonces administraba los dominios colombianos, quiso empezar a explotarlos comercialmente, se hizo evidente la necesidad de regular lo que, después de todo, es un bien público.

La definición del marco legal, sin embargo, tomó casi una década, por lo que la licitación para hacerse con la administración de los dominios .co sólo se abrió en 2008. Y la empresa ganadora de la licitación, .CO Internet S.A.S, sólo tomó posesión el 7 de febrero de 2010, aunque el lanzamiento internacional se hizo en julio de ese mismo año. "Ganamos el concurso para administrar el recurso por los próximos diez años, más una extensión de otros diez", explicó Calle. "Y de todos nuestros ingresos brutos nosotros le pagamos al estado regalías".

Estas regalías sirven para financiar el Fondo de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, que trabaja para conseguir que todos los colombianos puedan acceder a las nuevas tecnologías de la información. Y así, el boom del .co tal vez está ayudando a sembrar las semillas de las que nacerá la próxima gran aportación de Colombia a la internet.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?