| 4/2/2007 12:00:00 AM

Y por último...

Y por último...

No le tenga miedo a los silencios. Cuando le hagan una pregunta que lo tome por sorpresa, como por ejemplo, “qué haría si estuviera en una situación en la que…” no tiene que lanzarse a contestar lo primero que le llegue a la cabeza. No se ponga nervioso. Pídale a su entrevistador que le permita pensar por un momento, tome aire, aclare y organice sus pensamientos.

No le dé miedo preguntar. Usted tiene derecho a conocer aspectos de la compañía para la cual está en proceso con el fin de que pueda determinar si está interesado o no en el cargo. Sin embargo, ante un reclutador externo, la información muchas veces es confidencial.

Lo importante es mantener una conversación tranquila con el entrevistador. Pregunte por información que pueda ayudarle a determinar si desea seguir o no en el proceso como el tamaño de la compañía, sus ventas, el sector, la cultura de la organización, etc.

La opinión sobre si preguntar o no el salario que ofrece la compañía está un poco dividida; hay quienes piensan que nunca debe hacerse y otros que es necesario. En algunos casos, la misma compañía se lo hará saber. En los casos en que no sea así, sea lo que sea que decida usted hacer frente a esto, tenga en cuenta que la pregunta acerca del salario no sea la primera que haga pues parecerá que es su principal motivación.

Si su entrevistador no le informa, pregunte cuál es el siguiente paso en el proceso: si se le informará si continúa o no o si usted debe llamar en algún momento a averiguarlo. Pero sobre todo, al hacer preguntas no se convierta en el entrevistador y escuche a la otra persona.

Lleve información de referencias. Si no incluyó referencias en su hoja de vida, lleve esta información a la entrevista. Puede que no se la pregunten todavía si es su primera entrevista, pero es mejor tenerla en caso de que sea requerida. Sus referencias laborales deben ser personas que conozcan su trabajo y a las cuales haya reportado.

Por último, sea que su entrevista haya sido con un intermediario o directamente con la empresa que lo contrataría, no cierre los vínculos con la compañía; mantenga las puertas abiertas pues en un futuro pueden surgir nuevas oportunidades.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.