| 5/23/2012 12:00:00 AM

Carlos Ardila Lülle

Carlos Ardila Lülle
El Grupo Ardila Lülle, por su parte, adquirió hace un año un Hawker 900, que se suma a los dos aviones Challenger –fabricados por la canadiense Bombardier– que desde hace varios años facilita los desplazamientos de sus principales directivos. Los aviones Challenger son de tamaño mediano, con un valor aproximado a los US$28 millones y permiten vuelos entre países del continente. Otra aeronave que estaba al servicio de la familia Ardila Lülle, un West Wind, fue donada recientemente a la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.