| 11/14/2008 12:00:00 AM

Zona euro en recesión

La zona euro decreció 0,2% por dos trimestres consecutivos. Hoy se reunirán los líderes del G-20 que hacen el 85% del PIB mundial. Buscan salida a la crisis.

Mientras la crisis financiera acelera un declive económico mundial, los datos de la zona euro muestran que el bloque de 15 naciones está en recesión. El resultado es de un decrecimiento de 0,2% durante dos trimestres. La duración de la declinación es la que usualmente se usa para establecer que se ha entrado en recesión.

Esta es la primera en los 10 años de historia del Banco Central Europeo (BCE).

Francia evitó la recesión por poco, al registrar una expansión muy leve de 0,14% en el tercer trimestre luego de una contracción de 0,3% en el segundo trimestre. Alemania, la mayor economía europea, sí ha confirmado ya que está en recesión, y España dijo el viernes que su economía se contrajo en el tercer trimestre. Otros países como Singapur, Nueva Zelanda, Irlanda y Estonia también han caído en recesión.

"Es una buena noticia y muestra que Francia no está técnicamente en recesión", dijo la ministra francesa de Economía Christine Lagarde a la radio RTL, cuando se le preguntó acerca del número del tercer trimestre.

En España, el producto interno bruto (PIB) bajó 0,2% a nivel trimestral, la primera contracción en 15 años.

 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el FMI y el Banco Mundial han proyectado que las economías más avanzadas se contraerán el próximo año.

Los analistas dicen que las economías emergentes también sufrieron el impacto.

 

China, que ha disfrutado de un auge económico, reportó el viernes que el gasto de capital estuvo ligeramente debajo de lo previsto, el último en una serie de indicadores que apuntan a una desaceleración de la cuarta mayor economía del mundo.

Algunos países se vieron obligados a acudir a los prestamistas globales por fondos para apuntalar sus alicaídas economías.

 

Pakistán dijo que prevé que el FMI y otros prestamistas ofrezcan pronto créditos por miles de millones de dólares y que China aporte US$500 millones para evitar una crisis de balance de pagos.

Los mercados repuntaban después de varios días de caídas. En Asia las bolsas subieron después de que las acciones estadounidenses ganaran casi 7% el jueves. En Europa, las acciones ascendían un 2,5% el viernes.

 

"Puede haber algo de euforia inicial pero nada ha cambiado realmente desde ayer, todavía hay un clima negativo", dijo Dominic Vaughan, operador de CMC Markets en Sidney.

Reunión del G-20

Los líderes mundiales se dirigían el viernes a Washington para discutir cómo proteger a la economía global en caso de repetirse una crisis financiera como la actual, la peor turbulencia de los mercados en 80 años.

Los líderes del Grupo de los 20 países industrializados y en vías de desarrollo, que representan al 85% de la economía global y dos tercios de su población, discutirán la forma de asegurar que no se repita la crisis, que comenzó con el derrumbe del mercado de las casas de Estados Unidos.

Pero es poco probable que surja un acuerdo sobre si un aumento de la regulación de los mercados puede ayudar a los consumidores y las empresas ante las consecuencias de semejante perturbación, cuando los bancos quiebran, los ahorros se pierden y colapsan las pequeñas y medianas compañías.

 

Washington dice que no habría que regresar a un mayor control estatal de los mercados financieros. Muchos europeos dicen que sin un incremento de la regulación, es inevitable que se repita la crisis.

Los inversores esperaban para ver qué anuncios de política se divulgarían en la cumbre, pero algunos líderes salieron a calmar las expectativas.

 

"Los resultados concretos de esa reunión deben ser vistos con moderadas expectativas", dijo el presidente mexicano Felipe Calderón a los reporteros en México DF. "Habrá resultados, pero serán moderados".

El primer ministro británico Gordon Brown pidió más iniciativas coordinadas para alentar el crecimiento económico.

 

"Se necesita urgencia, actuando ahora podemos estimular el crecimiento de todas nuestras economías. El costo de la inacción será mucho mayor que el costo de cualquier acción", dijo el jueves a los periodistas en Nueva York.

El presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso sostuvo que él esperaba fortalecer a las economías emergentes en las instituciones financieras globales como el Fondo Monetario Internacional, diciendo que los europeos estaban listos para reducir su representación a fin de hacer más espacio para naciones como China.

 

"Hay apertura para dar cabida a un mayor papel de las economías emergentes", dijo Barroso, citado por The International Herald Tribune.

(AP, Reuters y Dinero.com)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?