| 10/14/2011 3:50:00 PM

Viaje a las estrellas

En menos de un año comenzarán los viajes comerciales al espacio, a cargo de Virgin Galactic, del billonario Richard Branson. Ya se han vendido cientos de cupos, a un precio de US$200.000.

Quienes sueñan con viajar al espacio ya no tienen que conformarse con los simuladores que en tierra les cumplen esta fantasía. A partir de 2012, y a un precio de US$200.000 por persona, el magnate Richard Branson les hará realidad el sueño a los amantes de vuelos espaciales.

El magnate anunció a finales de septiembre que antes de un año comenzarán a operar los primeros vuelos comerciales de turismo espacial a cargo de su compañía Virgin Galactic, desde el aeropuerto que construye actualmente en Las Cruces, Nuevo México, y que está próximo a ser inaugurado.

Los viajes de turismo espacial están cobrando importancia y ya son más de 20 empresas, junto a la de Richard Branson, que trabajan para ofrecer vuelos suborbitales. La pionera es la Agencia Espacial Rusa, que en 2001 comenzó a apostarle a este lucrativo negocio que llevó a cinco millonarios al espacio.

Sin embargo, su acceso está limitado por su costo, entre US$20 millones y US$35 millones por persona. Desde 2009 estos viajes están suspendidos debido a labores de mantenimiento y ampliación de la base orbital.

Ahora, con un precio inferior, menores exigencias de preparación y una propuesta más glamorosa –se realiza en el mismo día el viaje y no hay que salir de órbita–, Virgin Galactic espera conquistar un mayor número de millonarios que buscan experimentar la gravedad cero.

La promesa de la compañía es satisfacer la curiosidad de quienes se sienten atraídos por el vértigo que produce el estar fuera de la atmósfera de la tierra y quieren vivir la experiencia de ser astronautas no profesionales. Este es el paquete de turismo espacial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?