| 1/5/2011 9:40:00 AM

Venta de Imusa va con buenas noticias

Hasta ahora las decisiones del Grupo SEB, el comprador, parecen haberles encantado a los mercados de capitales. El precio de la acción de la compañía creció más de 100% en el último año y la rentabilidad aceleró después del anuncio de Imusa.

El grupo francés SEB anunció en París la firma del contrato con los principales accionistas de Imusa, para adquirir la participación mayoritaria de la compañía que opera en Copacabana, Antioquia.

El 29 de diciembre, Luis Miguel García, Presidente de Industrias Arfel, la firma dueña de Imusa, envió una comunicación a la Superintendencia Financiera en la que informaba de la autorización que había recibido de su junta directiva para adelantar las gestiones que permitieran “formular una oferta pública de adquisición sobre acciones de Imusa, con el propósito de adquirir mínimo 1 y máximo 1’475.506 acciones ordinarias de esta compañía, por un precio máximo de $44.262,87 pesos colombianos”.

“Teniendo en cuenta el tiempo necesario para cumplir con las reglamentaciones del mercado de valores, la transacción será completada en febrero”, dijo SEB en su comunicado de prensa.

“Imusa cotiza en la Bolsa de Valores de Colombia, aunque con un pequeño flotante que representa alrededor del 6% de las acciones y un mercado estrecho, el Grupo SEB espera celebrar una oferta de exclusión que lanzará al menos el 94,17% del capital de la compañía”, añadió.

Para SEB la compra tiene sentido porque acelera el ritmo de crecimiento de sus ingresos. Hasta septiembre, las ventas del Grupo en Francia crecían 4,3% anual en euros y 8,5% en América Latina, bastante lejos del crecimiento de 10,5% de América del Norte y de 24% de Asia.

Los ingresos de Imusa en el mismo lapso ascendieron a cerca de US$85 millones, con un incremento de aproximadamente 15%, comparado con 2009.

Las ventas de SEB en la región valieron en los primeros nueve meses de 2010, cerca de US$317 millones, por lo que la operación de Imusa le añadiría un 26% a los ingresos regionales al conglomerado.

Hasta ahora las decisiones de SEB parecen haberles encantado a los mercados de capitales y así se observa en su desempeño bursátil que ha sido tremendamente destacado. Mientras el índice de la Bolsa de París, el CAC 40, cayó 0,29% en los últimos 12 meses, el precio de la acción de este grupo creció 103%. Tras el anuncio de compra de Imusa, la acción pasó de 62,94 euros a 78,78 euros, un aumento de 25,2% en tres meses, que sería un retorno anual de 145%.

Por su parte, tras la venta, Industrias Arfel, cuyos accionistas principales son de la familia de Julio Mario Santo Domingo, no desaparece del mundo empresarial. Es dueña del 94,8% de Aluminio Reynolds Santo Domingo, que le compró a Invernac (que tenía el 61,2% de la empresa) y PrimeIndu, filial del fondo de inversión Valorem. También se queda con la compañía Alúmina. Estas dos empresas producen insumos para Imusa y exportan parte de sus producción. Aluminio Reynolds vendió $69.800 millones y Alúmina $166.600 millones en 2009. Ahora faltaría ver qué hará Arfel con el dinero de la venta.

Los accionistas de Imusa podrían recibir las ventajas de una mayor productividad y de reducción de costos, que el director de Investigaciones económicas de Interbolsa, José Fernando Restrepo, le atribuye a transferencia de tecnología y a economías de escala en compras y distribución que vendrán con los inversionistas galos.

El Grupo SEB fabrica y vende pequeños electrodomésticos en 120 países con marcas como: T-Fal, Moulinex, Krups, Arno, All-Clad, Lagostina, Rowenta y Samurai.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?