| 11/27/2008 12:00:00 AM

Venezuela, cómo será el ajuste

Con el petróleo cerca de US$50, Venezuela tendrá que ajustar su gasto público. ¿Qué tanto se afectará Colombia? La devaluación del bolívar sería buena.

La situación para Venezuela innegablemente ha cambiado. Si con el petróleo a US$80 por barril se podían posponer las decisiones de ajuste económico, hoy el margen de maniobra es mucho más estrecho. El gobierno tendrá que tomar decisiones pronto.

El precio de la canasta de crudo venezolano está entre US$3 y US$4 por debajo del precio del WTI, de modo que en las condiciones actuales, el petróleo de los vecinos podría bordear los US$46. “Están pensando en serio qué van a hacer”, sostiene la economista Luisa Palacios, directora de Medley Global Advisors en Nueva York.

El tema central de un ajuste vendría naturalmente por el lado fiscal. No es sencillo saber por dónde vendrá el recorte, pero parece claro que habrá reducciones en el gasto. “En Venezuela el gobierno tiene muchos proyectos en proceso. Hay espacio para cortar”, asegura la economista. Piensa que en las cuentas de inversión hay renglones de gasto social que se podrían rebajar.

A pesar de que casi con seguridad habrá una menor ejecución del presupuesto, también existe la sensación de que en Caracas todavía confían en que la Opep sea capaz de establecer al menos un piso para la cotización del petróleo en 2009. Con eso, si bien no se regresará a niveles superiores a los US$100 por barril, la cotización no bajaría mucho de los US$50 actuales.

A favor de quienes piensan que el recorte de gastos no será dramático, está también el hecho de que el gobierno tiene acceso al mercado local de deuda para financiarse.

Devaluación sería buena noticia
Otro tema que preocupa al gobierno de Hugo Chávez y a los empresarios colombianos es el de la devaluación del bolívar.

Para algunos observadores, la depreciación de esa moneda es un hecho inminente. Sin embargo, podría haber medidas diferentes que podrían ser más atractivas para Venezuela. Hay que considerar que la inflación superará el 30% este año, y que se afecta mucho con los aumentos en el tipo de cambio, porque el consumo del país depende en gran medida de las importaciones.

Por eso esquemas como el de tipos de cambio múltiples, en el que los alimentos tengan una tasa preferencial y otros productos tipos de cambio más elevados, parecen una mejor opción que una devaluación que mueva el precio de todos los importados.

Contra lo que se cree, para los empresarios colombianos, una devaluación o incluso un esquema de tipos de cambio múltiples sería una buena noticia.

Hoy los productos que se pueden exportar hacia Venezuela se venden con un tipo de cambio de 2,15 bolívares por dólar, que el oficial. Para conseguir ese precio, los bienes deben estar en la lista de Cadivi, la oficina que administra las divisas en Venezuela.

Una forma de encarecer un grupo de bienes se consigue sacándolo de la lista de Cadivi. De esa forma el exportador tendría que enfrentarse al mercado paralelo, donde el cambio puede estar en 5,2 bolívares por dólar, esto es una devaluación inmediata del 141%.

Con este mecanismo silencioso, Venezuela ha venido controlando el crecimiento de sus importaciones. Eso se observa en las estadísticas. En los primeros nueve meses del año 2007, las importaciones de ese país crecían 40%. En el mismo lapso de 2008 solo crecen 6%. Además, en el tercer trimestre de este año, las importaciones de bienes cayeron 3%.

Por esta razón, Luisa Palacios considera que las importaciones colombianas no caerán mucho más en 2009 y con ello, la economía no se afectará mucho por la desaceleración vecina. Sostiene que en un proceso más bien silencioso, la economía colombiana lleva un año de ajustarse al debilitamiento de la producción en Venezuela.

 

"De una manera u otra a lo largo del 2008 Venezuela ya ha empezado un ajuste externo que ha tenido un impacto sobre las exportaciones de Colombia hacia al país. Pero el ajuste ha venido por cantidades no por precios. Es decir, al eliminar, o significativamente restringir artículos de las listas de Cadivi lo que hace Venezuela es una devaluacion adhoc puesto que esos productos pasan directamente al mercado paralelo que tiene una tendencia hacia mas depreciación”, señala.

Así, considera que una devaluación sería una solución menos dolorosa para los exportadores colombianos que la salida de la lista de Cadivi.

“La mayoría de los analistas en Venezuela piensa que habrá una devaluación en el 2009. Quizás un ajuste por precio o una devaluación no sea el peor escenario para Colombia”, sostiene. La cuenta es sencilla, una devaluación nunca será del 141%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?