| 9/2/2005 12:00:00 AM

Una valorización "Made in USA"

Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados, explicá cómo los problemas económicos de E.U. están pasando factura en los mercados colombianos.

La semana pasada la tasa de cambio acaparó el protagonismo. La revelación del daño económico del huracán Katrina, que se materializa en la posible pérdida de 400.000 empleos, en una revisión del crecimiento de la economía americana del 3.5% al 2.5% y en el aumento de US$100.000 millones en el déficit fiscal de la vigencia actual, generó una inmensa presión revaluacionista sobre las monedas emergentes a la que no escapó el peso colombiano.



Después de que el Banco de la República sudó petróleo para sostener el piso de los $2.300, el Emisor permitió una descolgada hasta el punto en que la tasa representativa del mercado llegó a 2.279.95 el jueves pasado. Dicha descolgada fue interpretada por algunos agentes como una rendición implícita que fue contestada por el banco con una mega compra que se estima en un valor cercano a los US$300 millones, pues ese día el monto transado de US$1.122 millones más que duplicó la escala de operación normal de nuestro mercado de divisas. La mega compra implicó una tasa representativa del mercado de $2.289.30 que reafirmó el compromiso de la política antirrevaluación de nuestra autoridad cambiaria.



El mensaje de sustentación del dólar además se acompañó de declaraciones del ministerio de Hacienda sobre la posibilidad de reforzar la munición antirrevaluacionista del Banco de la República con la posible emisión de TES para aumentar las compras de dólares sin generar excesos monetarios superiores a los que actualmente tiene la economía.



En forma paralela con la puntual descolgada del dólar, las tasas de interés de la deuda pública interna marcaron nuevos mínimos históricos que se esfumaron tan pronto se dio el mensaje de posibles ventas futuras de TES por parte del Banco de la República.



Terminó así la semana con un episodio de valorización "made in United States" para nuestra deuda pública interna y con un "golpe de astucia" del Banco de la República al haber permitido una descolgada que dificulta la especulación del mercado contra los niveles de intervención del Emisor. Adicionalmente, el Emisor facilitó el pago de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Bavaria en cuentas del exterior, de manera que también aminoró las expectativas revaluacionistas por esta vía.



Lo que puede pasar esta semana:



Tasa de cambio:



Esta semana se inicia con la incertidumbre que generan las decisiones que va a tomar la junta directiva del Banco de la República el viernes 16 de septiembre. Allí se definirá el monto de la operación de compra de dólares que va a realizar el gobierno y si se va a emitir TES para engrosar el portafolio del Banco de la República cuya posterior venta drenará el exceso monetario que generarán las compras de dólares en desarrollo de la política antirrevaluación.



Entre mayor sea el monto de la emisión de TES, mayor será la capacidad de compra de dólares del Banco de la República y por lo tanto se apuntalará el piso de los $2.300. Pero, por el otro lado, una cuantiosa emisión de TES potencialmente dirigida al mercado secundario con fines de esterilización monetaria, implicará un aumento en las tasas de interés de negociación de la deuda pública interna.



Nuestra percepción es que las autoridades no van a claudicar después de dos años de esfuerzo con compras de dólares que superan los US$5.000 millones. Por esta razón, tenemos fe en que se va a mantener el piso de los $2.300 por dólar y que inevitablemente el mercado de deuda pública tendrá que tasar una mayor oferta futura de papeles.



En el entretanto, la agenda semanal centrará su atención en el esperado recrudecimiento del desequilibrio fiscal y comercial americano el martes y en la inflación de Estados Unidos de agosto el jueves. Estos datos, que no favorecerán el ambiente para invertir en Estados Unidos, se publicarán con un mercado hipersensible al "efecto Katrina".



En otras palabras, la próxima semana tendrá acento revaluacionista para el peso colombiano como quiera que además del posible debilitamiento del dólar a nivel mundial, se espera que Brasil (la China latinoamericana) reduzca las tasas de interés de intervención una vez la inflación carioca de nuevo entró en cintura. Otra dura semana para el Banco de la República, aunque puede estar relativamente ausente del mercado en los primeros días de la semana.



Mercado de deuda pública:



Aunque es usual que las descolgadas del dólar se acompañen de caídas en las tasas de negociación de los TES, la presión revaluacionista que nos va a llegar de Estados Unidos y de Brasil, junto con el compromiso de las autoridades con la sustentación de la tasa de cambio, pueden provocar un aumento en las tasas de negociación de la deuda pública interna al final de la semana por la necesidad de realizar una emisión cuantiosa.



Además debe tenerse en cuenta que los factores estructurales que impulsan las caídas en las tasas de los TES lucen cada vez más limitados: la caída adicional en la inflación total y sin alimentos no tiene ya margen y la liquidez de la economía está en niveles excesivamente altos. Prueba de ello es que las autoridades consideran la posibilidad de emitir TES para drenar la emisión monetaria derivada de las compras de dólares.



Mercado de acciones:



El mercado de acciones seguramente va a continuar en un canal lateral con amplio rango de oscilación. La tendencia decreciente del monto transado que se observó en las últimas jornadas de la semana anterior muestra un mercado ávido de señales que le permitan tomar una tendencia.



Del éxito que tenga el Banco de la República en la sustentación de la tasa de cambio va a depender en gran medida el curso futuro de la renta variable. Dado que el mercado de acciones es el que presenta la mayor valorización en lo corrido del año, no sería extraño que algunos agentes hayan comenzado a tomar utilidad frente a la mayor cercanía del fallo de reelección presidencial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?