| 6/28/2012 6:00:00 AM

Una petrolera australiana pone sus ojos en Colombia

Range Resources es una compañía nacida en Australia, con activos en Somalia, Georgia, Texas y Trinidad. Acaba de adquirir el 65% de interés de trabajo en dos bloques petroleros en la cuenca del Putumayo y ve a Colombia con un buen potencial.

La petrolera australiana Range Reosurces llegó a un acuerdo de participación con la firma privada Petro Resources Ltd del Caribe, para obtener un 65% de interés económico en dos bloques del Putumayo.

“La adquisición busca reforzar el perfil de la compañía y un crecimiento de la producción actual y futura”, dijo la firma nacida en Australia en 1982 y cuyas acciones se transan en la bolsa de Australia y el mercado secundario de Londres.

Tras el acuerdo, Range obtendrá un 65% de interés económico en los bloques PUT-6 y PUT 7- en la cuenca del Putumayo en el sur de Colombia, justo en la frontera con Ecuador.

A cambio, proporcionará fondos para cumplir los compromisos de trabajo en el marco del contrato de producción compartida con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

El programa exploratorio incluye un programa de 350 kilómetros cuadrados de sísmica 3D a través de los dos bloques, seguido de un pozo de exploración en cada bloque.

Además, se estudiará la exploración del bloque PUT-7, abandonado en la década de 1980 por el bajo precio del petróleo y los costos que generaba su operación.

El CEO de Range Resources, Peter Landau, dijo a sus inversionistas que “la mejora de nuestras operaciones en Trinidad y Colombia fortalece nuestro crecimiento de la producción actual y futura hacia los 10.000 barriles por día para el 2014”.

En la zona en donde están ubicados los bloques, hay hallazgos de crudo de muy buena calidad que representan al menos 365 millones de barriles equivalentes en recursos prospectivos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?